Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asociaciones humanitarias consideran irregular la expulsión de los inmigrantes

El Gobierno ha expulsado a Nigeria, Camerún, Malí y Guinea-Konakri a parte de los 103 inmigrantes detenidos el pasado día 16 en Melilla, mientras que el resto han sido devueltos a éstos y a otros países africanos en una operación secreta. Partidos políticos, sindicatos y organizaciones humanitarias acusan a Interior de haber violado los derechos de estas personas. Fuentes policiales reconocen que es una medida "ejemplarizante" para disuadir a otros africanos de intentar entrar en Europa desde Melilla y Ceuta. El presidente de Ceuta pretende que "todos los inmigrantes de esta ciudad sean devueltos a sus países, igual que los de Melilla."

Interior reconoce que realizó "gestiones diplomáticas con procedimientos de comunicación reservados para evitar que su conocimiento impidiera llegar a acuerdos con los países de origen de los inmigrantes". Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores sostienen que éste sólo ha tenido una "intervención tangencial" en el asunto y se han negado a facilitar información sobre esos contactos diplomáticos.Pese a que el ministro Jaime Mayor Oreja dijo el pasado martes en el Congreso que había tenido informado al defensor del pueblo, Fernando Álvarez de Miranda, éste aseguró ayer por la mañana que desconocía "el procedimiento usado para expulsar o devolver" a los extranjeros.

Horas después, el Ministerio del Interior facilitó al defensor una relación con las identidades, el país de origen y la decisión de devolución o expulsión nominal de cada uno de los extranjeros, según una nota del departamento de Mayor Oreja. En realidad, Interior se ha limitado a dar al defensor copia de las órdenes de expulsión o devolución, pero no los expedientes completos que permitirían determinar con exactitud todos los trámites que se han seguido en cada caso.

El ministerio sólo ha informado que 58 africanos han sido expulsados por resolución dictada el pasado día 19 por el delegado del Gobierno en Melilla, mientras que otros 44 han sido devueltos presuntamente a sus países de origen. Otro subsahariano más ha sido expulsado por pesar sobre él una resolución dictada el 12 de enero por el gobernador civil de Málaga.Oficialmente no se ha aclarado cuáles son los países a los que han sido trasladadas estas personas. Según diversas fuentes, los devueltos son originarios de Zaire, Malí, Costa de Marfil, Ruanda, Liberia, Camerún, Nigeria, Guinea Konakri, Angola, Senegal, Mauritania y República Centroafricana, mientras que los expulsados lo han sido a Nigeria, Camerún, Malí y Guinea-Konaki.Según fuentes policiales, es muy posible que las identificaciones y las nacionalidades atribuidas a los expulsados no hayan sido objeto de comprobación oficial a través de sus respectivas embajadas. Lo más probable es que Interior se haya limitado a dar por válidos los datos facilitados por los propios inmigrantes.IndocumentadosSegún UGT, "sorprende que después de estar varios meses en la ciudad de Melilla, de haber denunciado las autoridades la falta de documentación de los extranjeros y la imposibilidad de trasladarles a la Península, se proceda a su traslado y documentación en tres días".El presidente de Ceuta, el independiente Basilio Fernández López, ha pedido a Interior que actúe con los 275 inmigrantes que hay en esta ciudad igual que lo ha hecho con los de Melilla. "Se ha demostrado que no es tan difícil llevar a cabo esta operación", declaró Fernández a la agencia Efe.Organizaciones humanitarias creen que en el proceso de Melilla ha habido "un cúmulo de irregularidades", aunque eso sólo podría confirmarse mediante el estudio de los expedientes abiertos a cada uno de los 103 expulsados. En éstos debe constar si los extranjeros han sido asistidos por abogado, si han contado con traductor y otras garantías legales.

"Esto no se debe repetir. Hay que evitar que vuelvan a producirse estas expulsiones tan masivas y tan rápidas", dijo un miembro de una organización no gubernamental. "Estos procedimientos secretistas fundamentan las declaraciones de las ONG que hablan de desaparecidos en este país", se quejó Susana López, responsable de migración de Izquierda Unida.

El diputado socialista Carlos Sanjuán y Willy Meyer, de IU, han presentado en el Congreso una batería de preguntas en las que piden al Gobierno que aclare que utoridades judiciales autorizaron el traslado de los inmigrantes desde Melilla a Málaga y posteriormte a la base áerea de Gando (Gran Canaria), desde donde fueron expulsados. Sanjuán solicita que se explique por qué se impidió a las organizaciones no gubernamentales prestar asistencia a los inmigrantes.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Melilla ha anunciado que presentará una denuncia por prevaricación contra los responsables de la detención y deportación de los 103 extranjeros.

Partidos políticos de oposición, organizaciones humanitarias e incluso fuentes policiales sospechan que la expulsión masiva de los inmigrantes ha sido decidida por el Gobierno como "medida ejemplarizante" para disuadir a otros. Temen que Interior haga lo mismo en breve con los 275 africanos que hay en el campamento de Calamocarro, en Ceuta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 1996

Más información

  • PSOE e IU exigen explicaciones al Gobierno