Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Curro Romero vuelve a Las Ventas

La corrida de Beneficencia se celebra hoy con dos triunfadores de la feria de San Isidro

Hace tiempo que la corrida de Beneficencia de Madrid no tiene carácter benéfico -algunos aficionados dicen que la corrida sí es de beneficencia, aunque para los bolsillos de los toreros, cuyos honorarios son superiores a los percibidos en la Feria de San Isidro-, pero sigue considerándose la más importante de la temporada. La Comunidad de Madrid, organizadora del festejo, ha cerrado para la ocasión un cartel inusual: Curro Romero, que torea por primera vez este año en Las Ventas; Luis Francisco Esplá, y Pepín Liria. Hoy, a partir de las siete de la tarde (TVE-1), lidiarán toros de Torrestrella.

La última vez que la corrida de Beneficencia hizo honor a su nombre fue en su edición de 1993, cuando José Miguel Arroyo Joselito, que actuó como único espada, donó sus honorarios -46 millones de pesetas- para crear la fundación que lleva su nombre y que, según declaró el propio espada recientemente, se dedicará a la ayuda de los profesionales del toreo y sus familias en los casos de infortunio.En la Beneficencia de 1995, César Rincón y Enrique Ponce, que torearon mano a mano, se embolsaron unos 20 millones de pesetas cada uno. La misma cantidad que el triunfador de la recién terminada Feria de San Isidro, Víctor Puerto, solicitaba por participar en la de este año, según manifestó el gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Julio Pacheco. Ni Curro Romero, uno de los toreros que más se cotiza, llega a esa cantidad. Según Pacheco, los honorarios de este diestro y los de Luis Francisco Esplá y Pepín Liria para la corrida de hoy -a la que asistirá el Rey- rondan en conjunto los 32 millones de pesetas.

La empresa de Las Ventas intentó contratar a Curro Romero para torear una corrida durante el presente mes de junio, pero no lo ha logrado. El apoderado del torero, Manuel Cisneros, explica que no había suficientes toros del gusto de Romero para el aludido festejo. "El elemento toro es esencial para Curro y ha de estar muy bien cuidado", dice Cisneros. "La empresa, a nuestro entender, no tenía totalmente atado este aspecto, incluídos los sobreros, por eso Curro Romero no ha toreado en Madrid hasta ahora".

Con la Comunidad de Madrid no hubo ningún problema. "Nos llamaron el miércoles pasado y como el tema de los toros estaba solucionado, nos entendimos rapidamente", afirma el apoderado. Curro Romero matará esta tarde su octava corrida de la temporada, que comenzó, a sus 62 años, el Domingo de Resurrección en Sevilla protagonizando una actuación memorable que fue premiada con una oreja. Pepín Liria, con menos de la mitad de edad que Romero -tiene 25 años, tres de alternativa- alterna por primera vez en su carrera con el Faraón de Camas. "Es un torero emblemático y tenía muchísimas ganas de torear con él", dice Liria. "El cartel no puede ser más bonito".

Liria mató tres corridas en la pasada feria de San Isidro y cortó una oreja a un toro de Baltasar Ibán. "Se, habló durante bastantes días de la posibilidad de que yo entrase en la de Beneficencia", afirma el torero murciano. "Pero cuando el jueves me lo confirmaron, me llevé una alegría inmensa. Estaba loco por torear esta corrida".

Luis Francisco Esplá- que ayer cumplió 38 años de edad, tuvo una buena actuación en San Isidro ante los encastados toros de Hijos de Celestino Cuadri. Esta temporada celebra sus 20 años de alternativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de junio de 1996