Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El delegado veterinario de España en la UE, nueva víctima de las 'vacas locas'

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca español ha cambiado a su representante en el Comité Veterinario de la Unión Europea (UE) en plena crisis política provocada por el asunto de las vacas locas británicas. Por vez primera en tres años, el subdirector general de Sanidad Anímal, Agustín Piedrabuena, no asiste a la reunión del comité. Piedrabuena, partidario de la línea de rigor, se opuso al levantamiento parcial del embargo. Madrid no ha aclarado si el relevo es temporal o definitivo.

La crisis del vacuno británico no sólo ha paralizado la toma de decisiones de la Unión y pone en peligro la próxima cumbre de Florencia, sino que, rebota en las instituciones y en los Gobiernos de los Estados miembros. El comisario de Agricultura, Franz Fischler, decidió licenciar a su director general adjunto, el español Fernando Mansito -lo que ha provocado una marea parlamentaria y ha aplazado, de momento, la ejecución-, y le relevó de la presidencia del comité, desde la que siguió una línea rigorista. El Gobierno francés recibe críticas por supuesta ocultación de informes científicos.Ahora le toca el turno a España. El delegado español en el Comité Veterinario, Agustín Piedrabuena, no ha asistido a la reunión que empezó el miércoles y acabó ayer. El hecho resúlta insólito. Piedrabuena no ha faltado ni a una sola de las reuniones mensuales del organismo a lo largo de tres años.

Militante del Partido Popular -del que "es un apóstol", comentan sus compañeros de ministerio-, Piedrabuena ha defendido la línea rigorista que se inició el 27 de marzo al decretarse el embargo de las exportaciones británicas. Se opuso activamente a su levantamiento parcial -gelatina, sebo y semen- y no compartía, por razones técnicas, el cambio de la posición, española decidido el 20 de mayo al inicio del Consejo de Ministros comunitarios sectoriales por la titular, Loyola de Palacio, aunque actuó disciplinadamente.

Transparencia

Funcionarios del Ministerio de Agricultura atribuyen el relevo del delegado al mantenimiento de su postura rigorista frente a los británicos, y a su transparencia con los medios de comunicación. "No estaba dispuesto a tragar cualquier cosa y decir que todo vale por convenienciás políticas, por eso se le ha indicado que no vuelva a Bruselas", aseguran Fuentes. oficiales del ministerio, sin embargo, consideran "normal" este relevo, aunque no precisan si es temporal o definitivo: "Nadie se queda en el mismo puesto toda la vida".Piedrabuena se negó a realizar declaraciones y se limitó a negar, escueta pero rotundamente, que haya sido destituido como delegado y a desmentir categóricamente que se le haya prohibido viajar a Bruselas para asistir al Comité Veterinario, atribuyendo las ausencias de ayer y del miércoles al peso del trabajo de la subdirección general que le retiene en Madrid.

En esta doble sesión le han sustituido Fernando Tovar, subdirector general adjunto de Sanidad Animal, segundo de Piedrabuena, y el consejero técnico Arnaldo Cabello. Tovar declinó informar a la prensa del desarrollo de la reunión veterinaria. "Ha recibido instrucciones" en este sentido, aseguran en el ministerio, de manera que el cambio de posición se ha acompañado de una política de opacidad.

El viraje español en cuanto al embargo, de todas maneras, ha quedado circunscrito al levantamiento parcial del bloqueo sobre tres derivados. Ayer mismo, los representantes españoles en el Comité Veterinario se alinearon con la mayoría, exigiendo a Londres que amplíe su plan de erradicación de la enfermedad hasta ofrecer garantías totales para la salud de los consumidores. Esta es, tras el gesto de apoyo al levantamiento parcial del embargo, la posición adoptada -o recuperada-, por De Palacio y por el titular de Exteriores, Abel Matutes, en los consejos de ministros comunitarios del pasado lunes, que fue públicamente ratificada el martes en Bruselas por el presidente del Gobierno, José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1996

Más información

  • Piedrabuena defendía la línea de rigor