Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González afirma que Pujol arranca al PP lo que no pudo conseguir de los socialistas

El líder del PSOE, Felipe González, señaló ayer que los nacionalistas catalanes de CiU han conseguido del Gobierno del Partido Popular lo que no pudieron obtener del PSOE cuando gobernaba. González acudió por primera vez a la reunión semanal de los parlamentarios socialistas en el Congreso y dio una serie de instrucciones, presididas por la recomendación de "sosiego y paciencia" un día después de que Francisco Fernández Marugán acusara al vicepresidente y ministro de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato, de eludir el pago de impuestos a través de sociedades anónimas interpuestas.

Sobre las medidas tomadas hasta ahora por el Gobierno de José María Aznar, González interpreta que los nacionalistas catalanes de Jordi Pujol deben sentirse de enhorabuena. Según su criterio, han conseguido del Gobierno, a cambio de su apoyo parlamentario, lo que una y otra vez les negó el Gabinete socialista en la legislatura anterior, cuando CiU prestaba sus votos para garantizar la estabilidad del Ejecutivo del propio González."Les han concedido lo que nosotros no estuvimos dispuestos a darles", aseguran que dijo el ex presidente del Ejecutivo. La dirección del PSOE cita en concreto las medidas de Consejo de Ministros del pasado viernes, tales como la actualización de balances de las empresas, la rebaja fiscal sobre las plusvalías y los cambios que se avecinan en la legislación sobre el suelo.En una reunión a puerta cerrada, los parlamentarios socialistas escucharon a González y éste a su vez recibió comentarios o sugerencias de los diputados Antonio García Santesmases, Carlos Príncipe, Ángel Martínez Sanjuán y Carlos Navarrete. El secretario general del PSOE instó al grupo parlamentario a que mantenga una oposición rigurosa, cargada de datos y "sin descalificaciones personales".

Fernández Marugán salió contento de la reunión y en absoluto interpretó que su secretario general le hubiera reprendido. En cambio, una minoría de parlamentarios socialistas sí vieron en el parlamento de González una alusión a los ataques de Fernández Marugán a Rato.

La mayoría estimó que González no discrepaba sobre el fondo de la cuestión, es decir, las críticas a las medidas económicas aprobadas por el Gobierno, pero sí de la manera en que Fernández Marugán las presentó, con alusiones personales a Rato.

Crítica con datos

Según asistentes a la reunión, González les pidió que eviten "descalificaciones personales" y que hagan una oposición tranquila, con mucho rigor y apoyando cada crítica en fundamentos técnicos.Les pidió igualmente paciencia y aventuró la posibilidad de que los medios de comunicación no estén muy atentos a lo que los socialistas puedan decir. Ante esta posibilidad, pidió perseverancia, no dejarse llevar por el desánimo e intentar una y otra vez transmitir las propuestas y las críticas "fundamentadas" a las medidas que tome el Gobierno.

El diputado Carlos Navarrete se refirió a la "incongruencia" del Gobierno del Partido Popular por utilizar la vía del decreto-ley para aprobar medidas que, en parte, no entrarán en vigor hasta dentro de un año, por ejemplo los cambios fiscales que serán efectivos el próximo ejercicio. Antonio García Santesmases fue el único que habló del caso GAL y de los procedimientos judiciales que pesan sobre el PSOE.

A su juicio, "con ese fardo" les costará a los socialistas levantar cabeza. A este parlamentario de la corriente Izquierda Socialista le parecen perjudiciales las declaraciones sobre los procesos judiciales que puedan hacer los socialistas. Quizá pensaba en el ex ministro del Interior José Barrionuevo, procesado en el caso GAL, pero no le mencionó.

Ante esta posición, González salió por la tangente y recordó que los socialistas tienen que respetar y defender "los principios del Estado de derecho" y cuando se vulneren o se produzcan anomalías en los procedimientos, no deben "arrugarse" sino salir al paso.

Sondeos de opinión

El líder socialista trató de infundir ánimo a los suyos y les aseguró que la opinión pública está agradeciendo y valorando la actuación de los socialistas desde que perdieron las elecciones el 3 de marzo.El secretario general del PSOE citó sondeos del partido, según los cuales la distancia en intención de voto entre el PSOE y el PP en estos momentos "es cero". Según su interpretación, "el plus de valoración social" que suele merecer un nuevo Gobierno no se ha producido con el Ejecutivo de Aznar.

González justificó sus llamamientos a la moderación en que "es bueno para España", según parlamentarios socialistas. Pero también advirtió que la moderación es lo que le conviene electoralmente al PSOE porque es una demanda de los ciudadanos. El líder del PSOE apoyó estas afirmaciones en los resultados de los citados sondeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 1996

Más información

  • El líder del PSOE pide a su grupo una oposición rigurosa y sin "descalificaciones personales"