Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas cientos de 'jineteras' en una redada contra la prostitución en Cuba

Las autoridades cubanas han detenido en los últimos dos meses en el centro turístico de Varadero, al este de La Habana, a varios cientos de jineteras (prostitutas), proxenetas y personas vinculadas al negocio de la prostitución, en la mayor redada organizada en la isla. Desde el pasado 4 de abril, decenas de taxistas, dueños de paladares (restaurantes privados) clandestinos y propietarios de viviendas que alquilaban habitaciones para ejercer la prostitución han sido investigados por la policía.

Según fuentes de la Policía Nacional Revolucionaria citadas por el semanario Juventud Rebelde, la ofensiva antiprostitución ha permitido desmantelar una red que sólo el año pasado controló a más de 7.000 jineteras. Las mismas fuentes informaron que durante la redada de Varadero, localidad de 18.000 habitantes situada a 140 kilómetros de La Habana y donde hay más de 30 hoteles, "se detectaron unas 400 viviendas que se dedicaban abiertamente a la prostitución". Asimismo, 2.000 taxistas fueron advertidos y 15 paladares clandestinos pasaron a disposición de los tribunales por vivir de este negocio".Según Juventud Rebelde, hasta la fecha varios vehículos han sido decomisados y, al menos en un caso, una familia que alquilaba su casa a un extranjero -que la utilizaba con su consentimiento para filmar vídeos pornográficos- "perdió el derecho a la vivienda" y fue desterrada al cercano pueblo de Cárdenas.

Las medidas adoptadas contra las jineteras detenidas son diversas, y van desde la "advertencia policia", el destierro o la cárcel. La mayoría de las que son reincidentes o tienen hechas varias advertencias policiales, son presentadas ante el Tribunal Municipal, que las procesa por "peligrosidad". Sólo el año pasado examinó 389 denuncias. El Código Penal establece sanciones de hasta cuatro años de cárcel para la peligrosidad.

La ofensiva Policial contra la prostitución va acompañada de una serie de medidas en los hoteles, que en los últimos meses han endurecido los requisitos para la entrada y alojamiento en sus instalaciones de las jóvenes cubanas. También ha aumentado la vigilancia alrededor de los hoteles, discotecas y dependencias turísticas. La redada de Varadero sigue a otras realizadas en La Habana desde diciembre del año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 1996

Más información

  • Una red de proxenetas de Varadero controlaba a 7.000 mujeres