PSICOSIS RADIACTIVA EN CÁCERES

Los médicos no ven nada raro

Lo que no consiguen las familias que han comenzado a mirar con recelo a la nuclear de Almaraz es que los médicos de sus localidades corroboren sus estimaciones. Vidal Ramos, coordinador del centro de salud de Jaraiz, no duda en calificar la situación de "montaje". Asegura que no se está registrando un solo caso de patologías fuera de la normalidad y apunta, como contrapartida, que las disfunciones tiroideas, típicas de las poblaciones afectadas por radiaciones ionizantes (en Chernóbil, por ejemplo, fue el primer efecto que se comprobó), tienen hoy escasa incidencia en esta región. El médico no está en contra de que se haga algún estudio de campo, pero su opinión personal es que "un estudio epidemiológico en condiciones sería algo demasiado costoso sólo para calmar la ansiedad de una población".Antonio Molina, director del hospital de referencia de la zona, en Navalmoral de la Mata, niega también que haya mayor número de patologías, tras revisar 4.500 historias clínicas archivadas desde 1990. "Que quede claro que yo no soy pronuclear, pero lo cierto es que la falta de rigor afecta a la verdad", afirma. Pero la alarma se vive ya en las urgencias de este hospital, donde hasta un paciente en espera de diagnóstico de una úlcera de estómago pregunta estos días si tendrá algo que ver con la central. Respecto a los sarcomas de Edwin, Molina asegura que en siete años sólo hay constancia de un caso diagnosticado y sobre los abortos responde con un estudio realizado en el centro, según el cual se producen en la misma proporción que en otras regiones españolas de similares características. "Además, la zona donde hemos encontrado un número mayor de abortos es la que se sitúa casi en el límite con Toledo, o sea, la más alejada de Almaraz", añade.

Más información

Registro de tumores

En el mismo sentido se pronuncia la oncóloga del hospital de Plasencia, Isabel Duarte, con la salvedad de advertir que hasta que no se concluya el registro de tumores en el centro no habrá una base real para confirmar lo que ahora se sospecha: que la mayoría de los que aparecen están relacionados con la dieta y con factores hereditarios.Otro grupo de médicos, algunos pertenecientes a la organización ecologista Adenex, como Francisco Blanco, se han organizado como Asociación de Médicos Preocupados por la Central Nuclear de Almaraz y se han propuesto acometer por su cuenta el estudio epidemiológico, junto a Greenpeace. "Desde que se abrió la central en 1981 aquí no se ha hecho ningún tipo de estudio, por tanto no hay ningún parámetro para decir que aquí no pasa nada", afirma Blanco. "Es intolerable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 1996.

Lo más visto en...

Top 50