Aznar pide al presidente francés que destine más policías y recursos a la lucha contra ETA

José María Aznar, en su primera salida oficial a una capital europea, pidió ayer al presidente francés, Jacques Chirac, que dedique más policías a la lucha contra ETA. Chirac se mostró de acuerdo, en principio, con el deseo español de reforzar la cooperación antiterrorista. Ambos mandatarios constataron buena sintonía en otros asuntos de importancia, como la unión monetaria y las relaciones euromediterráneas. El presidente del Gobierno español anunció, en conferencia de prensa, que comienza "una nueva etapa de estrecha colaboración" en las relaciones hispano-francesas.

Más información

El presidente de la República francesa y el jefe del Gobierno español almorzaron en el palacio del Elíseo, tras un encuentro "mano a mano" del que Aznar se declaró "muy satisfecho". "El ambiente ha sido extraordinariamente cordial y positivo", dijo.Respecto a la cooperación antiterrorista, Aznar recordó que fue Chirac, como primer ministro entre 1986 y 1988, quien puso en funcionamiento el mecanismo para la expulsión rápida de presuntos miembros de ETA. "El presidente francés comparte nuestros puntos de vista", explicó en una conferencia de prensa celebrada en la Embajada de España en París.

El Gobierno español espera de Chirac que dedique más policías a la persecución de miembros de ETA ocultos en Francia y que los trámites judiciales se agilicen al máximo. "Esa es la vía para resolver el problema; el Gobierno español no piensa dialogar con bandas de asesinos", afirmó. [Fuentes policiales españolas aseguran que Francia sólo tiene destinados a 30 policías para la lucha contra ETA en el País Vasco francés].

Junto al problema de ETA, las medidas de austeridad económica necesarias para estar en el grupo de cabeza de la moneda única ocuparon buena parte de la cita en el Elíseo, la residencia presidencial francesa.

Por la convergencia

"Le he comunicado al presidente de Francia nuestra decisión irreversible de hacer todo lo necesario para entrar en la unión monetaria desde mediados de 1998", afirmó Aznar, para quien éste es "un compromiso vital para España". "Tengo muy claro que el camino es la austeridad y la disciplina presupuestaria, pero con diálogo social permanente", especificó, evocando las huelgas francesas de diciembre.El jefe del Gobierno le expresó también a Chirac su deseo de que no se repitan los ataques de agricultores franceses contra camiones con productos hortofrutícolas españoles. "Al menos, tras el último ataque hubo detenciones, cosa que no había ocurrido antes", se felicitó Aznar.

Y hubo tiempo también, en las dos horas largas de encuentro, para hablar de la profesionalización del ejército francés y la supresión del servicio militar obligatorio, medidas que el Gobierno del Partido Popular quiere implantar en España y que Chirac acaba de poner en marcha en Francia.

"Dedicaré mucha atención a la reforma de las Fuerzas Armadas", dijo Aznar en la rueda de prensa, "y a la reforma de la OTAN, un proceso del que deben formar parte Francia y España. En la próxima reunión de la Alianza Atlántica evaluaremos los avances de la organización [ ...] La OTAN de hoy es diferente a la de antes de 1989 y España debe estar ahí", agregó Aznar, sin más precisiones.

La de ayer fue una reunión informal, con carácter de primer contacto, que abrió lo que se prevé como un año muy denso en contactos bilaterales. Mañana se encontrarán en París los ministros del Interior, Jaime Mayor Oreja y Jean Louis Debré, para formalizar la creación de cuatro comisarías conjuntas en la frontera y seguir hablando de la lucha contra el terrorismo.

El martes, los ministros de Justicia, Margarita Mariscal de Gante y Jacques Toubon, harán frente común ante sus colegas de la UE para insistir en que la simple pertenencia a banda armada sea considerada delito merecedor de extradición, reforma jurídica a la que tradicionalmente se han opuesto británicos, holandeses y belgas.

Los contactos seguirán con una reunión de los ministros de Exteriores, Abel Matutes y Hervé de Charette, para coordinar posiciones frente a la cumbre comunitaria de Florencia. El 18 de julio se celebrará en París un seminario con los principales ministros de ambos países, el 30 de septiembre viajará oficialmente a Francia el príncipe Felipe y el 4 y 5 de noviembre se celebrará en Marsella la cumbre bilateral anual, la primera que compartirán Aznar y Chirac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 1996.

Lo más visto en...

Top 50