FERIA DE SAN ISIDRO

"El toro me ha dejado KO" afirma Víctor Puerto

El torero Víctor Puerto, una vez terminada la corrida, en el hotel, aún no se había recuperado de la impresionante voltereta que la había propinado el sexto toro. "Me ha dejado K.O., de verdad", manifestaba el torero nacido en Madrid, aunque criado en Ciudad Real.Lo que más había preocupado a Víctor Puerto y a los demás toreros fue la caída. "Me di un golpe terrible en la nuca y cuando me levanté me fallaban las piernas y veía al toro como ladeado", aseguraba Víctor Puerto. "Perdí el norte, como quien dice. Algo así como medio borracho me dejó el toro".

Víctor Puerto manifestaba su preocupación por el golpe. "Me duele la columna vertebral y la cabeza", afirmaba. "Ahora mismo nos vamos a una clínica a que me examinen".

Más información

Pero el torero, a pesar de los dolores, estaba muy contento con el triunfo obtenido en esta feria de San Isidro, al haber salido en hombros dos veces por la puerta grande. "Es a lo que vine a Madrid, a jugármela, y lo he conseguido", manifestaba. "No puedo explicar la alegría que siento".

"Había que jugársela"

Puerto aseguraba que había visto muy bien las intenciones del toro que le cogió. "Desde el capote", afirma, "ya vi cómo era el toro y que me podía echar mano en cualquier momento. Pero había que jugársela. Sobre todo, por el público de Madrid"."Ese toro", continúa Puerto, "me di cuenta que podía dar mucha emoción y que si yo me ponía en el sitio le iba a cortar la oreja. La faena creo que ha sido a cara o cruz, un tira y afloja en el que le he dominado y ganado la partida. Creo que me la he jugado de verdad".

La media estocada arriba no provocó una muerte rápida del toro. "La espada estaba en muy buen sitio, le hice muchísimo daño, pero el toro se amorcilló y tardó en morir" dice Puerto. "Pero a la gente eso no le importó y pidió la oreja con fuerza. El público ha estado maravilloso".

El tercer toro de la tarde ni se ha enterado de la labor que le hizo el torero, dice Puerto. "No lo he dejado pensar porque, si no, también me echa mano", asegura. "Cuando ha querido darse cuenta ya tenía hecha la faena".

El torero asegura que si llega a matar a la primera a ese tercer toro del festejo, hubiese cortado las dos orejas, no sólo una.

Víctor Puerto resumía sus impresiones sobre su paso por esta feria de San Isidro -dos tardes, y hasta el momento el único torero que ha salido en hombros dos veces por la puerta grande- con estas palabras: "No me he traicionado en ningún momento, siempre he estado como soy yo. Creo que el toro bueno lo he toreado bien y que con el malo me he jugado la vida".

Víctor Puerto concluye diciendo que estaría "encantado" de matar la corrida de Beneficencia de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 1996.

Lo más visto en...

Top 50