Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición reprocha a Aznar que sea tan inconcreto en sus comparecencias

El proyecto de Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado (LOFAGE) entrará la próxima, semana en el Congreso, según anunció el presidente del Grobierno, José María Aznar. Será éste el primer proyecto de que el nuevo Gobierno remite al Parlamento y en él se recoge la desaparición de los gobernadores civiles. Aznar hizo el anuncio durante la sesión de control parlamentario al contestar a una pregunta del diputado de su grupo Manuel Núñez. La oposición reprochó a Aznar la falta de precisión en sus intervenciones.

La oposición preguntó por las pensiones y por el coste de los pactos autonómicos. El diputado de IU-IC Pedro Vaquero quería saber si el Gobierno quiere "priorizar la medida de ampliación del periodo de cómputo de ocho a 15 años para el cálculo de las pensiones". Aznar no respondió a la pregunta concreta del diputado pero volvió a dar garantías de que el desarrollo del pacto de Toledo garantizará "un sistema público de pensiones viable, seguro para los pensionistas españoles de hoy y de mañana".La oposición sostiene que Aznar no contesta con una mínima precisión a ninguna de las preguntas que le vienen formulando, pero el presidente del Gobierno se comporta en el banco azul con gran soltura parlamentaria, replica sin titubeos, se arriesga a provocar discretamente a sus oponentes e incluso se permite demostrarles que no saben muy bien de qué están hablando.

Le ocurrió ayer a Vaquero, que preguntaba por una, recomendación "de la medida número cinco" del Pacto de Toledo. Aznar le replicó que tenía la sensación de que "en su grupo parlamentario hay cierto barullo a la hora de realizar las preguntas" y le explicó que no era la recomendación número cinco sino la número nueve por la que realmente preguntaba el diputado.

Datos sobre la financiación

Joaquín Almunia, portavoz socialista, quiso mantener un tono de cara a cara al formular su pregunta cuando le dijo si era cierto que desconocía el coste de los acuerdos sobre el sistema de financiación autonómica con CiU y otros. grupos. Almunia retó a Aznar: "Si conoce el coste, dígalo, y si no lo conoce, por favor calcúlelo cuanto antes".Aznar aceptó el reto.. No dio las cifras pero replicó que lo que Almunia "debería saber, pero da la sensación de que no sabe, es que los acuerdos entre el PP y los partidos nacionalistas moderados no tienen por qué suponer un coste adicional de la financiación en los Presupuestos Generales del Estado".

Almunia replicó que los negociadores del PP manejaban cantidades en la negociación con los nacionalistas y que el consejero de Hacienda de la Generalitat, Maciá Alaviedra, ha estimado que a Cataluña le corresponderán 200.000 millones de pesetas o algo más. Almunia siguió con el tono de reto: "Usted prometió transparencia en el debate de investidura. Aplíquela. No se esconda y responda".

Aznar volvió a aceptar el reto y replicó: "Me parece, señor diputado, que respondiendo estarnos y por lo tanto los deseos de esconderse deben ser para otros que no están presentes en esta cárnara", por lo que, por elevación, lanzó una andanada a Felipe González, ausente por viaje- de descanso.

Además, ironizó al decirle a Almunia que le entusiasma "su preocupación en torno al déficit público" y que "es una lástima que no lo hayan demostrado con más intensidad durante los últimos años".

El vícepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos, respondió a una pregunta de la diputada de IU, Ángeles Maestro,- sobre la situación del Sáhara,. asegurando que el Gobierno español mantiene -el principio de la necesidad de "autodeterminación del pueblo saharaui a través de un referéndum libre, justo y con garantías internacionales".

Después se enzarzó con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que quería saber cuántos secretarios de Estado se han nombrado en Presidencia del Gobierno. El vicepresidente primero del EJ ejecutivo reconoció que con el Gobierno socialista había dos y ahora hay cinco. Eso, después de una, primera respuesta de tono altanero: "Basta leer el Boletín Oficial del Estado. Exactamente ni uno más ni uno- menos de los que ha publicado el Boletín Oficial del Estado". Álvarez Cascos contestaba así a una ironía del diputado socialista, que se había mostrado dispuesto a un "esfuerzo de generosidad" para concretar cuáles son los altos cargos en el nuevo Gobierno.

Luego, Álvarez Cascos repitió la doctrina que viene manteniendo el Gobierno y enumeró las direcciones generales que se han suprimido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 1996

Más información

  • Aznar anuncia que la semana próxima irá al Congreso su primer proyecto de ley