Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nebot y Bucaram irán a una segunda vuelta para la presidencia de Ecuador

ENVIADO ESPECIAL, Como se esperaba, Jaime Nebot, candidato del conservador Partido Social Cristiano, se impuso ayer a los otros ocho aspirantes a la presidencia de Ecuador por una diferencia de, aproximadamente, cuatro puntos sobre el segundo clasificado, el populista Abdalá Bucaram. Según datos no oficiales difundidos por el grupo Telered, resultado de las entrevistas a 141.000 electores tras emitir su voto, el abogado Nebot sumó el 29,8% de los sufragios; Bucaram, el 25,6%, y el periodista independiente Freddy Ehlers, el 19,4%. Al no superar ninguno el 50%, los dos primeros candidatos deberán dilucidar la presidencia en una segunda vuelta el próximo 7 de julio.

En el sondeo de Opción 96, también con una amplia muestra, Nebot logra el 28,8% de los votos, Bucaram, el 24,8 y Ehlers, el 21,1%.Por primera vez en 18 años de democracia, un electorado más descreído que optimista eligió al presidente y vicepresidente entre una tema de nueve pretendientes orientados en la mayoría hacia programas de centro. No es la primera vez que el ganador de los comicios presidenciales llega a la segunda vuelta: Nebot, de 50 años, lo logró en las elecciones de 1992 para perder frente al también conservador Sixto Durán-Ballén, que en agosto abandona la presidencia sin haber podido concluir las reformas estructurales emprendidas hace cuatro años y con un mandato castigado en su último tramo por la guerra fronteriza con Ecuador y varios escándalos. Bucaram también había accedido a la segunda vuelta en 1988 y fue derrotado por Rodrigo Borja.

"Este país es rico en su naturaleza y su gente. No podemos seguir así por malos gobiernos", manifestó ayer Nebot, ligado a actividades inmobiliarias y a la producción agropecuaria. También se declaraba satisfecho Bucaram, de 44 años, del Partido Roldosista, asimismo dedicado a la importación y exportación: "Necesitarnos una concertación nacional en la segunda vuelta. Ecuador no puede seguir peleando entre políticos y prevaleciendo los valores y necesidades de las organizaciones políticas sobre las necesidades de la nación".

1.208 cargos públicos fueron elegidos entre los 19.849 candidatos en uno comicios que renovaron, además, el Congreso, los parlamentos provinciales, alcaldías, concejos o prefecturas de un país inmerso en un difícil proceso de reforma y apertura económica que los ganadores prometieron respetar en esencia incorporando modificaciones a su actual ejecución. Paralelamente, el desprestigio del sistema político alcanzó cotas sin precedentes tras una sucesión de escándalos por corrupción y abiertos choques entre Parlamento y Gobierno; la pobreza y el desempleo continúan en alza y la delincuencia crece aunque con índices situados a años luz de otras naciones latinoamericanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 1996

Más información

  • Ninguno de los aspirantes logró más del 50%