Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Taiwan cree "imposible e innecesario" buscar la independencia

Lee Teng Hui, el primer presidente elegido democráticamente en Taiwan en las elecciones del pasado 23 de marzo, defenderá hoy, en su toma de posesión, la "diplomacia pragmática" con China; calificará de "innecesario e imposible" pretender la independencia, y evitará toda referencia a las dos chinas, aunque puntualizará que China es hoy "un país dividido" que funciona "con dos reglas distintas". Éstas son las líneas maestras del discurso que ayer se filtró y con el que el presidente taiwanés inaugurará hoy su mandato.

Muy pocos serán los representantes oficiales que estarán presentes en la toma de posesión de Lee. Sí los habrá de grupos privados estadounidenses y de otras democracias amigas, pero los amigos oficiales escasean. Lee tendrá una frase para ellos: "Necesitamos tantos amigos como sea posible".Reducir enemistades no es menos importante. Lee se ofrecerá a realizar un "viaje de paz" a China para entrevistarse con los líderes comunistas. El objetivo, para el presidente elegido por el 53% de los votos en Taiwán, es "garantizar la seguridad" de 21 millones de habitantes, así como "el respeto internacional".

El viaje de paz al que se ofrece Lee parte de un reconocimiento explícito: "La República de China ha sido siempre un Estado soberano". Las disputas sobre el estrecho de Formosa responden a los diferentes sistemas y estilos de vida adoptados por ambas orillas tras la guerra civil de 1949. "No tienen nada que ver ni con diferencias étnicas ni con identidades culturales distintas". Por ello, sostiene, "es completamente innecesario e imposible adoptar la denominada vía de la independencia de Taiwan".

El presidente de Taiwan se muestra así a favor de la reunificación, pero pone sus condiciones. Afirma que la democracia alcanzada en la isla no es sólo un logro para enorgullecer a sus 21 millones de habitantes, "marca además un crucial punto de partida al pueblo chino con el que alcanzar una nueva cota de gloria". "Creemos", mantiene Lee, "que todo lo que han logrado alcanzar los chinos en Taiwan pueden también alcanzarlos los chinos en el continente".

Pero habrá que esperar unos años. "Estoy convencido de que durante el próximo siglo el pueblo chino podrá culminar el histórico reto de una unificación pacífica". Antes, desde su punto de vista, el continente tendrá que acometer la liberalización política y convertirse a la democracia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 1996

Más información

  • Lee Teng Hui defiende la diplomacia pragmática con China