Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acusación popular culpa a Luis Alcaide de la descapitalización de Intelhorce

La acusación popular del caso Intelhorce ha ampliado sus formulaciones contra el ex director general de Patrimonio del Estado Luis Alcaide, a quien hace responsable de tres delitos de estafa, fraude al Estado y malversación de caudales públicos por su actuación durante la etapa de. gestión de la fábrica por Giovanni Orefici, permitiendo que éste siguiera cobrando las ayudas públicas pese a que incumplió los compromisos adquiridos en el contrato de venta. La acusación popular considera que Alcaide y el ex subdirector de Patrimonio Miguel Ángel Herrera fueron "auténticos cerebros" de la descapitalización de Intelhorce.El juez, Juan Francisco Ramírez, suspendió ayer la toma de declaración a Luis Alcaide para evitar que se produjera una situación de indefensión tras recibir el escrito de ampliación de acusación. Alcaide estaba citado para declarar en relación a un presunto delito social, del que también le imputa el juez, por diseñar "un plan de viabilidad encubierta" en connivencia con el ex administrador de la fábrica José Manuel Muñiz para favorecer el despido de 740 trabajadores. La acusación popular sostiene que Luis Alcaide concertó con los compradores de Intelhorce adquirir a través de la empresa pública Improasa el terreno donde se ubica la fábrica y proyectó una recalificación de terrenos.

En el escrito de acusación, se señala que "se hace imposible entender sin la actuación del querellado toda la operación fraudulenta y falsaria, tendente a vaciar de contenido patrimonial a una empresa. La acusación solicita la prisión provisional o el pago de una fianza no inferior a 70 millones y estima la responsabilidad civil en 10.000 millones de pesetas.

El juez ya había imputado a Alcaide malversación y prevaricación por su actuación al frente de Patrimonio. Alcaide accedió al cargo cuando Intelhorce ya había sido vendida a Orefici, pero durante su gestión se siguieron entregando los plazos de las ayudas públicas a pesar del incumplimiento de las condiciones de compraventa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 1996