Un dinosaurio carnívoro africano es el nuevo rival del enorme tiranosauno rex

Hallazgos en Marruecos y Argentina renuevan la visión de la deriva de los continentes

Tan grande y tan feroz como el tiranosaurio rex que reinaba en América del Norte, el nuevo dinosaurio que se presenta hoy en sociedad era probablemente el rey de Africa cuando este continente ya estaba separado de los demás, hace unos 100 millones de años. Un cráneo encontrado en 1995 en Marruecos ha bastado para confirmar que el tiranosaurio rex está a punto de perder su corona de mayor carnívoro terrestre conocido. Con él rivaliza el Carcharodontosaurus saharicus, que ahora se añade al Gigantosaurus carolinii, presentado el año pasado en Argentina.

Mientras los continentes se separaban, en plena disgregación de Gondwana ¿qué pasó con los dinosaurios que reinaban en ellos? Hasta ahora se sabía muy poco de cómo afectó el aislamiento a la evolución de estos grandes vertebrados antes de que se extinguieran, porque sólo se habían encontrado y estudiado los fósiles de América del Norte y algunos de América del Sur y de Asia.Ahora empiezan a saberse cosas de los grandes dinosaurios africanos del cretácico superior (hace entre 100 y 65 millones de años), gracias al descubrimiento de fósiles bien conservados, especialmente en la zona sahariana marroquí de Kem Kem.

Las investigaciones las ha liderado el paleontólogo Paul Sereno, de la Universidad de Chicago, el mismo que publicó hace dos años su descubrimiento del Afrovenator, un dinosaurio también africano, nuevo para la ciencia, que le hizo afirmar que había un puente de tierra entre África y Europa bien entrado el cretácico.

Casualidad

El C. saharicus que hoy presentan Sereno y su equipo en la revista Science no es nuevo, ya que fue identificado en 1927, pero hasta ahora sólo se disponía de pequeños fragmentos encontrados por distintas zonas del norte de Africa, y se desconocía su tamaño. El cráneo encontrado, aunque incompleto, mide aproximadamente 1,6 metros de longitud, igual o más que cualquier Cráneo de tiranosaurio rex conocido. Pero el cráneo del G. carolinii, descubierto por Coria y Salgado en Argentina, es mayor que el de cualquiera de los dos, con lo que al tiranosaurio rex le han salido ya dos rivales serios. Cuál de los dos es mayor está todavía por ver pero el reciente descubrimiento del resto del cráneo del carnívoro argentino. disipará esta duda. El tiranosaurio rex medía más de 13 metros y es presentado como una 6estia terrorífica que cazaba presas y también se alimentaba de carroña.Es toda una casualidad que los grandes carnívoros africano y sudamericano se hayan encontrado con menos de un ano de diferencia, después de 80 años de estudio intensivo de los dinosaurios, comenta el especialista Philip J. Currie en la misma revista. Pero es todavía más sorprendente que hayan resultado ser casi idénticos.

Para Sereno sus hallazgos indican que el intercambio de fauna entre los continentes ya casi desgajados pudo continuar hasta bien entrado el cretácico inferior. El provincialismo faunístico en dinosaurios parece haber surgido a principios del cretácico superior cuando las rutas de dispersión por el norte se cortaron y Surgieron las barreras oceánicas entre los continentes del sur. Fue durante el cretácico superior cuando varios grandes dinosaurios carnívoros se distribuyeron por África.

Sereno también presenta un dinosaurio completamente nuevo, en género y en especie, el terópodo Deltadromeus agilis,del que ha encontrado parte de un esqueleto y que se parece a la especie egipcia Bahariasaurus ingens. Se caracteriza por tener patas largas y esbeltas que sugieren velocidad y agilidad.

La campaña de búsqueda de fósiles tuvo lugar en 199,5 y sólo al final se produjeron los hallazgos importantes, el cráneo casi completo del rival del tiranosaurio rex y gran parte del esqueleto de otro dinosaurio. Entre los dos, subraya Currie, representan dos de los mejores dinosaurios carnívoros (terápodos) jamás descubiertos en Africa.

La colección egipcia

Hasta ahora los mejores restos de dinosaurios del cretácico superior se habían encontrado en la zona de Egipto e incluyen la mandíbula inferior y las vértebras de un terópodo raro, un Spinosaurus, recuerda Sereno.También se hallaron fragmentos de cráneo y huesos de otros gran terópodo, el mismo del que ahora se ha descubierto un cráneo; huesos de un tercer predador, el Bahariasaurus; y huesos de un saurópodo titanosaurio, Aegyptosaurus. Y en Marruecos se habían encontrado huesos de un enigmático saurópodo, el Rebbachisaurus.

La colección egipcia resultó destruida durante la Segunda Guerra Mundial y el hecho de que muchos hallazgos fueran muy incompletos ha dificultado la interpretación de estos restos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS