Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo gestor de los médicos madrileños anuncia ya una auditoría

La lista ganadora de Zamarriego se considera "independiente y plural"

"La auditoría del colegio se hará, no lo duden; y lo antes posible" sentenció ayer el nuevo presidente del Colegio de Médicos de Madrid, José Zamarriego. La candidatura, plural en edades y especialidades médicas y autodenominada "independiente", ganó el jueves con una raquítica participación (15,3%) las elecciones en el colegio más numeroso de España (26.357 inscritos). Quieren saber el estado financiero de la institución, que debe al menos 2.000 millones.

MÁS INFORMACIÓN

"He apostado por la juventud y por problemas concretos: la interinidad, la vía MIR, la potenciación de la medicina primaria a través de los especialistas en Medicina de Familia comentó Zamarriego cuando los doctores acudían a palmearle, cerca de la medianoche del jueves, al gran anfiteatro del colegio. Zamarriego ganó con 1.932 votos, el doble de sufragios que los conseguidos por el ya ex presidente Javier Matos, de 71 años: 1.083. Matos saludó a su sucesor y abandonó la sede tras 16 años.Zamarriego, jefe de Ginecología del Hospital Universitarío Santa Cristina de Madrid y ex presidente de la sociedad científica de los ginecólogos propugna la reconversión de la institución en una empresa de servicios y de formación, -"que el colegio sea útil", dijo. En su lista hay partidarios declarados de la Sanidad pública y del MIR como única vía de formación, temas vinculados a un a postura progresista. Al tiempo, la candidatura defiende la libertad de ejercicio "sin cortapisas ni exclusividades" y aborda las relaciones del médico con las aseguradoras privadas.

¿Quién les apoya? "Nadie", contestó Zamarriego ayer, "yo no les he preguntado a los médicos que están conmigo si rezan o no, si han votado a la derecha, al centro o a la izquierda sino lo que son como profesionales y como médicos. No quiero sentirme apoyado por nadie, esta independencia me dará fuerza. Nosotros seremos incómodos..." El nuevo presidente y el secretario, Carlos Lozano, dejarán su trabajo en la sanidad pública para ir cada mañana al colegio. "No se puede dedicar una o dos horas al día", dijo el presidente electo. "Soy exigente y les pondré deberes a los vocales", prosiguió. "Nuestra comisión deontológica funcionará vigorosamente. A los médicos sinvergüenzas les identificaremos y les separaremos".

Votar con nómina

Tanto Zamarriego como el otro aspirante, el decano de Medicina de la Complutense, Vicente Moya, de 62 años, denunciaron durante la jornada electoral del jueves las trabas al voto. Trece horas en un único punto para votar, incorrecciones en un censo sin actualizar (los médicos de centros de salud tenían que votar enseñando la nómina, por ejemplo), poca publicidad de los comicios, miembros de las mesas avisados el día anterior...En la cuneta del camino electoral quedaron la candidatura progresista-europeísta Cajal, presidida por el traumatólogo Luis Munuera y la partidaria de la sanidad pública con Juan Antonio Salcedo a la cabeza. Munuera impugnó las elecciones por antidemocráticas. Ni el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ni la Organización Médica Colegial les ha dado la razón. Recurrirán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de abril de 1996