Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un abogado colombiano, asesinado a tiros en Chamartín

Cinco tiros acabaron ayer tarde con la vida de Norberto Múnera Montoya, un abogado colombiano de 43 años de edad que llegó hace un mes a España. La víctima caminaba por la calle de Jazmín (Chamartín) donde vivía, cuando fue tiroteado hasta la muerte por un hombre que acababa de bajarse de un coche. Eran las 17.15. El pistolero disparó tres veces a la nuca del abogado, que cayó desplomado. Cuando yacía en el suelo apretó el gatillo en dos ocasiones para rematarle, según informó la Jefatura Superior de Policía. Varias personas que paseaban por la calle se lanzaron hacia el suelo al presenciar el tiroteo ocurrido a 50 metros del Colegio Joaquín Turina.Para la policía, un ajuste de cuentas entre narcotraficantes desató el crimen. La víctima carecía de antecedentes policiales. Los agentes investigaban ayer el motivo del viaje de Norberto a España. En la embajada de Colombia la víctima no figuraba en la lista de letrados colegiados.

El pistolero viajaba, según los testigos, en un Peugeot 205 blanco cuya matrícula investigaban ayer los agentes gracias a la memoria de un testigo. El coche de los asesinos siguió al abogado por la calle Jazmín. Norberto caminaba por la acera de los números pares con una botella de aceite en su mano que acababa de comprar en un supermercado próximo.

A la altura del número 17 un hombre con gafas oscuras y con una gorra se bajó del coche. Luego se acercó al abogado por detrás. A su sombra abrió fuego. "Sonaron dos disparos horribles", decía Adela, que acababa de prestar declaración a la Policía. "Al instante", proseguía "se escucharon otros tres". "Cuatro", aclaraba un camarero que añadía: "Le remató en el suelo". Tras el crimen el pistolero se introdujo en el asiento del copiloto mientras el conductor apretaba el acelerador en dirección a la circunvalación de la M-30.

El cadáver ensangrantado quedó tirado en el suelo. Los médicos del Samur intentaron reanimarle en vano durante un cuarto de hora. Entre sus ropas descubrieron un pasaporte y 10.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de abril de 1996

Más información

  • La policía cree que el crimen fue un ajuste de cuentas entre narcotraficantes