Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

CACO ERMITAÑO

El romántico arte de asaltar bancos requiere también de una cierta atención a la mundana actualidad. Un miembro de una banda de atracadores de Monterrey -un oficio bastante popular en el México que sobrevive a la crisis económica- fue detenido al llegar pertrechado con su equipo de combate a un comercio que sus compinches habían atracado una hora antes. El pésimo asaltante debió estar encerrado durante semanas para no darse cuenta de la entrada en vigor el pasado domingo, por primera vez en la historia, del horario de verano en México, que conlleva el adelantamiento en una hora de las manecillas del reloj. Los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) trataron el tema durante casi un mes. Pero este ladrón de bancos -y visto lo visto, probable ermitaño- dejó a sus compañeros con la media de lycra en la cara y el dedo sudando ocioso sobre el gatillo hasta que perdieron la paciencia y asaltaron (con éxito) su objetivo. Pero no es éste el único caso de pereza criminal que se da en México. Otro aprendiz de Luis Candelas intentó robar un banco por teléfono asegurando que mantenía como rehenes a su esposa e hijos -en su propio domicilio, por supuesto-, y pidió al director de la sucursal que metiera los sacos con dinero en un taxi a su dirección.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de abril de 1996