Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA LEGISLATURA

El PP hace valer las perspectivas de mejoría económica para convencer a los nacionalistas

El PP intenta hacer valer ante los partidos nacionalistas lo que interpreta como aprobación de los mercados financieros internacionales a la hipótesis de un pacto de Gobierno, sentimiento que abre una situación favorable para la recuperación económica. La dirección y el equipo económico de los populares creen que va por este camino la reducción le la "prima de riesgo país", el interés añadido que España debe pagar para colocar en los mercados su deuda pública. Esa prima, calculada en relación al bono alemán, se ha reducido al 3,07, un nivel que no se alcanzaba desde la primavera de 1994.

La caída, continuada en las últimas semanas, mantiene abierta para el próximo Gobierno -si nada altera el proceso- la posibilidad de nuevos descensos de los tipos de interés, según declaró ayer Cristóbal Montoro, portavoz económico del PP.Para poder colocar su deuda pública, España debía pagar en los peores momentos de crisis política de 1995 hasta 5,50 puntos de interés más que el bono alemán. Ahora esa "prima de riesgo país" se ha reducido a muy poco más de tres puntos. "Y hay que reducirla aún más, porque es el camino para que sigan bajando los tipos de interés, verdadera locomotora de la recuperación económica", señala Montoro.

Para el portavoz económico del PP, el que los mercados financieros reclamen menos interés suplementario para financiar el déficit del Estado español significa que prevén menor inestabilidad e incertidumbre que en el pasado. 'Tos mercados juzgan que estamos en la senda correcta y que el pacto de Gobierno no aleja a España de cumplir sus deberes de convergencia europea", señaló.

Los populares están convencidos de que esta apuesta favorable de los mercados financieros y la consiguiente perspectiva de mejoría de la economía española servirán de elemento coadyuvante para animar a los nacionalistas catalanes y vascos de CiU y el PNV, respectivamente, a dar su apoyo a un Gobierno presidido por José María Aznar.

Las negociaciones siguieron ayer con un encuentro personal en Madrid entre Rodrigo Rato, cabeza de la delegación del PP, y Joaquim Molins, portavoz parlamentario de CiU, aprovechando el desplazamiento de éste para acudir a La Zarzuela a la audiencia con el rey Juan Carlos. Para hoy está prevista otra reunión entre las delegaciones del PP y el PNV. Mientras con s nacionalistas catalanes se diste fundamentalmente el nuevo modelo de financiación autonómica y las fórmulas para armonizar los intereses de todas las comunidades, con los nacionalistas vascos la negociación gira principalmente sobre las transferencias el Estatuto de Gernika pendientes de completar.

La dirección del PP tiene la impresión, no obstante, de que un factor a su favor está siendo el ¡so del tiempo para que los potenciales aliados puedan adecuar u discurso e integrar en el mismo una decisión de calado político como apoyar con sus votos la al alternancia y el cambio en el Gobierno central, a cambio de mantener una influencia decisiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 1996

Más información

  • "Los mercados juzgan que la negociación va por la senda correcta", afirma Cristóbal Montoro