Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el gobernador de Guerrero por una matanza de 17 campesinos

El gobernador del Estado mexicano de Guerrero, Rubén Figueroa, presentó ayer su renuncia tras las fuertes presiones políticas desencadenadas por la matanza, a manos de la policía estatal, de 17 campesinos en el poblado de Aguas Blancas en junio del año pasado.La renuncia de Figueroa, disfrazada como "una licencia indefinida" que le mantiene su fuero, se produce una semana después de que el Gobierno de Ernesto Zedillo se acogiera a una prerrogativa constitucional no utilizada desde hace medio siglo y encargara al Tribunal Supremo la investigación de un caso que la justicia de Guerrero se empeñaba en dar por cerrado, como un accidente debido a la ineficiencia policial.

En un principio, las autoridades de Guerrero afirmaron que los campesinos, militantes del izquierdista Partido de la Revolucion Democratica (PRD), habían agredido a la policía, mostrando para ello un vídeo manipulado. La Comisión Nacional de Derechos Humanos solicitó después la detención de 20 funcionarios (entre ellos cuatro altos cargos) de la seguridad estatal. Dos días antes de que la justicia de Guerrero exonerara a las autoridades estatales, el pasado 27 de febrero, la principal cadena de televisión mostró el vídeo original que dejaba claro que la matanza fue premeditada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de marzo de 1996