La economía española creció el 3% en 1995 a pesar del estancamiento en el segundo semestre

La economía española creció el 3% en 1993, que es uno de los más elevados de la Unión Europea, según los datos de Contabilidad Nacional Trimestral correspondiente al cuarto trimestre del año pasado dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La evolución trimestral muestra la ya conocida desaceleración de la economía española en el segundo semestre del ejercicio; desde un crecimiento del 1% entre enero y marzo respecto al último trimestre de 1994 al 0,4% registrado en el cuarto trimestre de 1995 sobre el tercero. El crecimiento sigue basado en la inversión y el consumo, que creció el 1,8%, permanece retraido por el temor que provoca la inestabilidad laboral. El excedente bruto de explotación aumentó el 9,5%.

La economía española creció el 3% en 1995, según los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística. En tasa interanual, el crecimiento económico fue del 2,6% en el último trimestre del ejercicio, cifra que confirma la desaceleración o estancamiento de la economía en el segundo semestre del año. Por trimestres, el crecimiento interanual fue el máximo (hasta ahora) del ciclo en el primero (312%), casi mantenido en el segundo (3,1%), bajó tres décimas en el tercero y, finalmente, ha caído al 2,6% en el último. En tasa intertrimestral anualizada, el cuarto trimestre registró un crecimiento del 1,6%, frente al 1,9% contabilizado en el tercero.Esta desaceleración fue advertida y casi tasada por las autoridades económicas a finales de año. Si atendemos a las cifras del ejercido, el crecimiento estuvo sostenido básicamente por el progreso de la inversión (Formación Bruta de Capital Fijo, FBCF), por un aumento muy moderado del consumo y por una mejora relativa del sector exterior.

La inversión (FBCF) creció en 1995 el 8,4%, siete puntos más que en 1994, y ha aportado 1,8 puntos al crecimiento de la economía. Los dos componentes, la Formación de Capital en Bienes de Equipo y en Construcción, han subido el 11% (1,2% en 1994) y el 7% (1,5% el año anterior). Sin embargo, la construcción es una de las claves de la desaceleración económica en cuanto que ha experimentado un descenso paulatino y acusado durante todo el ejercicio. En términos interanuales ha pasado del 7,1% en el primer trimestre al 5,3% en el último; y en términos intertrimestrales, el máximo alcanzado en el segundo trimestre (2,4%) se ha convertido en un crecimiento cero, con tendencia a la baja, en el cuarto.Consumo descendente

Las expectativas de recuperación se fundamentan precisamente en la revitalización del sector constructor. La pérdida de pulso en el segundo semestre se explica desde fuentes oficiales como el resultado, por una parte, del parón producido en la obra civil a consecuencia de la adaptación de las empresas a las nuevas condiciones de la Ley de Contratos; y, por otra, a la desaceleración en la edificación de viviendas derivada de la finalización del Plan de Vivienda a finales de 1995. "En el primer trimestre de 1996 la inversión en construcción seguirá desacelerando", dicen las mismas fuentes, "pero a partir del segundo semestre se reactivará. Si Alemania y los países europeos recuperan tasas de crecimiento sostenidas, la economía española volverá a recuperarse".

El consumo privado, igual que la inversión, ha ido de más a menos. Completa un año con un aumento del 1,8% (en términos reales), un punto más que en 1994; pero ha caído tres décimas entre el 1,9% que crecía en el primer trimestre al 1,6% durante el último. El consumo aportó 1,1 puntos al crecimiento del PIB.

Según las fuentes consultadas por EL PAÍS, "se dan actualmente indicios de que la tasa de consumo puede estar acelerando; así se aprecia, por ejemplo, en los indicadores de confianza de los consumidores, el aumento de las ventas de automóviles o la cartera de pedidos de consumo industrial".

Como la renta disponible de las familias ha crecido en torno al 8% (más de 4 puntos por encima del aumento registrado en 1994) y esta renta no se ha derivado hacia el consumo, se calcula que el ahorro bruto de las familias ha aumentado aproximadamente el 20% durante el año pasado. El INE explica que "dicho ahorro, unido al acumulado en años anteriores, ha posibilitado que los hogares aborden los importantes gastos de inversión en viviendas que se han estimado en 1995".

Empleo y población activa

La aportación del sector exterior al crecimiento en 1995 fue negativa, pero menos que el año anterior, como consecuencia de un crecimieneto de las importaciones del 9,7%, superior al ritmo de aumento de las exportaciones (9,3%).

Desde el lado de la oferta, todas las ramas o sectores de producción han contribuido al crecimiento del PIB, con excepción de agricultura, pesca y ganadería, cuyo Valor Añadido ha descendido el 11, 1. La razón de esta caída muy aguda hay que buscarla en "la intensa caída de la producción agrícola, provocada por la climatología fuertemente adversa, y de la producción pesquera, como consecuencia de la reducción de los límites legales de capturas en ciertos caladeros y del amarre de una parte de la flota por la finalización del acuerdo pesquero de la Unión Europea con Marruecos".

Las ramas que han contribuido al aumento del PIB son las industriales, que han aportado 1,4 puntos al crecimiento del PIB, la construcción (0,5 puntos), los servicios de mercado (1 punto) y los servicios no destinados a la venta (0,4 puntos).

El número de parados descendió como media en 155.000 desempleados. El empleo creció a un ritmo del 2,7%, equivalente a 312.000 puestos de trabajo, de los cuales 112.000 fueron puestos de trabajo fijos. Pero el crecimiento del empleo fue compensado en parte por el crecimiento de la población activa en el segundo semestre del año.

La remuneración de los asalariados creció el 5,5% (7% en salarios brutos). Según el INE, "el excedente bruto de explotación de las unidades de producción residentes ha crecido en 1995 a una tasa superior al 9,5%, superando en un punto aproximadamente a la registrada en l994".

El INE subraya que durante 1995 la economía española "ha registrado por primera vez desde 1987 capacidad de financiación frente al resto del mundo [balanza de pagos positiva, cifrada en 994.100 millones]". Por su parte, el índice de Producción Industrial (IPI) creció el 5,5% entre enero y noviembre de 1995, mientras que el Valor Añadido Bruto Industrial lo hizo en el 5,9%. La inversión, según los industriales, creció el 17% y este año lo hará en el 15%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50