Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ay, esa casa de Córdoba

Luego, a Córdoba. Julio Anguita, después del mitin de Sevilla, se fue a Córdoba. A. pasear a Córdoba y a Votar en. Córdoba. A perderse, para, desesperación de sus escoltas,, por las calles de una ciudad que conoce como la palma de su mano. La Córdoba donde está su gente. Dónde está, Rosa Aguilar, donde están. sus compañeros en el Ayuntamiento. Y, sobre todo, donde está ahora su niña, Carmen, de cuatro años. Y esa. casa que se quiere comprar."Ay, esa casa que me quiero comprar, pero que Juana. no acaba de decidirse", se lamenta Anguita. Juana, su. compañera, que, sonriente y, discreta, ha estado junto a él. en esta campaña, no se decide. "Miramos casas y no se decide. En fin..." se resigna.

En Córdoba votará hoy, Luego, a lo mejor, tomará, unos finos y un poquitillo del salmorejo. Tendrá que hacer algunas declaraciones. Y para. Madrid. Esta vez no dará. tiempo a mirar alguna casa, para ver si Juana se decide.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de marzo de 1996