Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Economía de Argentina afirma que un empresario quiere matarlo

Nuevamente se instaló la controversia en Argentina y en el Gabinete del presidente Carlos Menem al advertir el ministro de Economía argentino, Domingo Cavallo, contra su posible asesinato por matones del empresario postal Alfredo Yabrán, citado por el titular de la cartera más poderosa del Ejecutivo como un mafioso acostumbrado, a cortar por lo sano cuando peligran sus intereses económicos. "No tengo miedo, porque si Yabrán me manda matar o alguno de sus secuaces me mata, se va a saber lo que pasa" declara a la revista Gente. "Todo lo que investigué sobre él y sus negocios está debidamente resguardado", advierte.

Llueve sobre mojado, pues en el origen de una de las crisis políticas más graves del Gobierno de Menem, ocurrida en agosto, figuran también Cavallo y el misterioro Yabrán, un hombre de tantos millones como influencias y domicilio amurallado. En aquella ocasión, coincidiendo con el debate parlamentario sobre la privatización del Correo, y la infructuosa puja de Yabrán por el grueso del negocio, el ministro más incómodo de Menem aludió a la existencia de mafias enquistadas en el poder, nombró como asalariados del delito a dos diputados y un periodista, y sacó de sus casillas al jefe de Gobierno, quien a punto estuvo de destituirle.Pero no es fácil deshacerse del ministro: los éxitos y estabilidad del plan económico argentino permanecen asociados a la gestión del iracundo político, defendido a capa y espada por la Administración norteamericana y los organismos internacionales de crédito.Cavallo, apercibido por Menem, guardó silencio durante meses, pero ha irrumpido de nuevo al difundirse por televisión su declaración de impuestos y ganancias, y la existencia en ella de un sobresueldo con cargo a una partida legal pero secreta, de la que cobran ministros y altos funcionarios. El titular de Economía intentó, sin conseguirlo, que un juzgado prohibiera la publicación de este documento privado. "Este señor Yabrán", manifestó Domingo Cavallo, "con sus influencias, logra una gran efectividad y hay veces que la conducta de ciertos jueces se hace confusa". "Si el tema de Yabrán termina en nada ( ... ), Yabrán podrá consumar las cosas que vino planeartdo". Tiempo atrás había recordado los riesgos del ceder a un único empresario lo fundamental de la gestión. del Correo nacional por cuanto es un servicio susceptible de ser infiltrado por el narcotráfico o el contrabando de armas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1996