HERRI BATASUNA, ANTE LOS TRIBUNALES

La Guardia Civil llevó esposado al diputado foral Floren Aoiz ante el Tribunal Superior de Navarra

AURORA INTXAUSTI / MIKEL MUEZFloren Aoiz se convirtió ayer por la tarde en el segundo dirigente de HB que cae en manos la justicia en 24 horas. Tras el ingreso en irisión de Jon Idígoras, a quien Baltasar Garzón imputa un delito de colaboración con ETA, el otro coportavoz de la coalición, Aoiz, parlamentario foral navarro, fue detenido por la Guardia Civil en San Sebastián cuando acababa de dar una rueda de prensa a favor de su compañero. Ambos habían retado "al Estado español" negándose a comparecer ante los jueces. Aoiz fue llevado esposado al Tribunal de Justicia de Navarra para declarar por amenazas al delegado del Gobierno. Anoche quedó en libertad provisional como imputado por desacato.

Más información

Floren Aoiz, de 29 años, se había negado en dos ocasiones a comparecer ante el alto tribunal de Navilcirra en relación con una denuncia por amenazas presentada por el delegado del Gobierno de esa comunidad, César Milano. El representante gubernamental recibi6 una carta en la que el parlamentario foral le "advertía", en nombre de Herri Batasuna, que seguía de cerca su actuación y le acusaba de ser el responsable directo "del aumento de la guerra sucia" en Navarra.La primera cita con la Justicia la tenía el 8 de febrero. No acudió, El miércoles pasado, el mismo día en que era detenido Jon Idígoras, Floren Aoiz daba plantón a los magistrados por segunda vez. Se personó en la puerta de la Audiencia de Pamplona a la hora en que estaba citado, pero no pasó de las escaleras y proclamó ante los periodistas su negativa, y la de todos los integrantes de la Mesa Naciónal de HB, a "rendir cuentas" ante "los tribunales españoles".Ayer fue más lejos. Cuando ya pesaba contra él una orden de detención. dictada por el juez José Antonio Álvarez Caperochipi, convocó una rueda de prensa en un hotel de San Sebastián ubicado a sólo 20 metros de una comisaría de la Ertzaintza (policía vasca) y a unos 100 metros de un cuartel de la Guardia Civil. Allí, arropado por otros 14 dirigentes de HB, insistió. en que jamás acudiría voluntariamente a declarar. Terminado el acto, abandonó el hotel en su coche, en presencia de una docena de cámaras de televisión y fotógrafos. La Guardia Civil lo detuvo a las 17.50 cuando regresaba a Pamplona.

Detenido en el cocheEl vehículo del parlamentario foral fue obligado a detenerse. Tras darle a conocer la orden del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Aoiz fue puesto a disposición del juez de guardia de San Sebastián. A las 20.30 fue llevado, esposado, a Pamplona. Llegó a la sede del tribunal a las 21.45 y salió, en libertad provisional, medida con la que estuvo de acuerdo el fiscal, a los 45 minutos.

Según fuentes del tribunal, el juez le imputa un delito de desacato por no presentarse a la Justicia cuando tenía que haberlo hecho, aunque según su abogado, Adolfo Araiz, "nadie le ha dicho qué desacato es ni se ha especificado la figura penal". Aoiz indicó a los periodistas que su detención fue "brutal" y "peliculera".

Ante la sede del Palacio de Justicia navarro se concentraron unas trescientas personas, convocadas por Herri Batasuna, que dieron gritos a favor de ETA militar. El parlamentario foral de HB Jaime Iribarren leyó previamente un comunicado en el que calificó las detenciones de Idígoras y Aoiz de "ataque claro y directo en contra de la izquierda azbertzale y de la única propuesta de paz que existe en este momento encima de la mesa".

Iribarren aludía así al vídeo de ETA que HB ha difundido en sus mítines de campaña, en el que tres etarras armados hacen una propuesta de paz "al Estado español". La difusión de ese vídeo ha llevado a Idígoras a la cárcel, con la posibilidad de salir de ella si paga una fianza de 300 millones.

Este auto de prisión dictado por el juez Baltasar Garzón, motivó que diversas calles de San Sebastián apareciesen ayer con pintadas con amenazas de muerte contra el magistrado.

El nombre de Garzón también estuvo presente en la rueda de prensa de Aoiz. El coportavoz de HB afirmó que según el criterio que el juez de la Audiencia Nacional ha seguido para acusar a su compañero Idígoras, el propio Garzón y el presidente del Gobierno, Felipe González, deben ser considerados colaboradores de ETA. Aoiz, indicó que a primeros de 1991, Garzón hizo llegar a ETA, a través del abogado Iñigo Iruin, un mensaje del Gobierno en el que se pedía dos meses de tregua a cambio de la apertura de un proceso de negociación. "Se demandaba una reunión entre delegaciones del Estado y de la izquierda abertzale, encuentro que se produjo en dos ocasiones", agregó.

Según el dirigente de HB, "si hablar con ETA o divulgar sus propuestas es delito de colaboración, Garzón y González son colaboradores de ETA y como tales debieran ser tratados". Garzón se negó ayer a hacer ninguna declaración al respecto.

Además de la concentración de Pamplona, HB movilizó a varios miles de personas en las calles de las tres capitales vascas en apoyo de Idígoras y Aoiz, infórma Altor Guenaga. En Bilbao, el dirigente de HB Tasio Erkizia pidió a sus compañeros de la Mesa Nacional que no den "ni un paso atrás" y se mantengan "firmes y tranquilos".

Junto a Erkicia, los también dirigentes de HB Karmelo Landa y Carlos Rodríguez portaron una pancarta en la que se pedía en euskera la libertad de Idígoras. Algunos participantes llevaban consigo grandes carteles con la fotografía del dirigente encarcelado por Garzón. Los concentrados insultaron al juez con lemas como "Garzón, cabrón, irás al paredón" y gritaron consignas contra la Ertzaintza y el Partido Nacionalista Vasco, al que acusaron de "carcelero" y de "gobernar con los GAU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50