Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Los cardenales con más de 80 años podrán participar en los cónclaves

Los cardenales con más de 80 años podrán participar en un eventual cónclave, con voz pero sin voto, según una de las nuevas normas que Juan Pablo II ha promulgado, en forma de decreto, y que serán publicadas en breve. Las nuevas normas no modifican sustancialmente el decreto de Pablo VI de Eligiendo Pontífice de octubre de 1975 y respetan la limitación de 80 años para ser cardenal elector, aunque el elegido pueda superar dicha edad, sea cardenal o no.Estas nuevas normas mantienen que el techo de electores sea de 120 cardenales pero se admite que los octogenarios puedan entrar en el Cónclave, participando con voz pero sin voto.

Una de las principales innovaciones es que cada cardenal dispondrá, de un confortable apartamento. Para ello se ha ampliado la residencia. Domus Sánctae Martae, situada dentro de la Ciudad del Vaticano, que cuenta con 120 apartamentos y unos 20 salones, en vez de los incómodos habitáculos que se habilitaban en las antiguas estancias pontificias, contiguas a la Capilla Sixtina.

Un restaurante centralizado servirá las comidas y los purpurados podrán conversar en los salones de la remozada residencia.

Sin embargo, las sesiones para proceder a las votaciones y los escrutinios seguirán celebrándose, como siempre, en la restaurada Capilla Sixtina, donde tras la invocación al Espíritu Santo procederán a depositar su voto en la urna, sin mantener ningún contacto con el exterior.

Cada cardenal deberá respetar el secreto sobre el número de votos y los nombres aparecidos en las papeletas, incluso tras la proclamación del nuevo obispo de Roma.

Los cardenales deberán trasladarse desde Santa Marta hasta la Capilla Sixtina pero en dichos desplazamientos estarán sometidos a un severo control para evitar cualquier posibilidad de filtración de noticias o que cualquier noticia del exterior pueda distraer a los purpurados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 1996