Industriales y expertos dicen que las medidas son atractivas, pero difíciles de aplicar en la economía española

El plan alemán para reactivar la economía reduciendo impuestos y recortando prestaciones sociales es un anticipo de medidas parecidas, pero no idénticas, que deberán tomarse en España próximamente. Ésta es la opinión de empresarios y expertos consultados, que, en general, acogen favorablemente el plan alemán. Los sindicatos y el ministro de Trabajo, José Antonio Griñán, sin embargo, rechazaron el recorte de las ayudas sociales.El presidente de Seat, Juan Llorens, invitó a "movilizar a España para la generación de empleo y la reducción de las inaceptables tasas de paro que tenemos no sólo es recomendable, sino imprescindibles". "No obstante", dijo Llorens, "las medidas alemanas no son necesariamente extrapolables".

El secretario general de la primera patronal catalana, Fomento del Trabajo, Joan Pujol, valoró positivamente la medida, aunque reconoció: "No todo es aplicable en España. Aquí no podríamos suprimir el impuesto que ellos aplican para los ciudadanos del Este, pero sí podríamos seguir su ejemplo de reordenar las prestaciones por invalidez".

Blas Calzada, economista y director del servicio de estudios de la Bolsa de Madrid, señaló: "Las medidas buscan dar mayor movilidad, a la economía, reduciendo el peso del Estado y los impuestos. Aquí habrá que tomar medidas de recorte del gasto público. Los alemanes se están dando cuenta que su economía no va. Los movimientos de capital están reforzando el marco.

CC OO calificó ayer de "inaceptable" el plan presentado por Bonn. "Es intolerable porque es una decisión totalmente unilateral, después de que se alcanzase un acuerdo para ponerse a negociar con todos los agentes sociales".

Para Agustí Contijoch, presidente de la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña: "En España no se produce este debate, pero después de las elecciones el partido que gane, sea quien sea, deberá tomar medidas de recorte de subvenciones públicas, privatizaciones y fomento de la competitividad".

El director de Estudios del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, dijo ayer que en España también serán necesarios "recortes sociales". "El gran problema es el empleo. Alemania, y Europa en general, tienen una enorme incapacidad para crear empleo".

El ministro de Trabajo, José Antonio Griñán, también se hizo eco de las medidas alemanas: "El contexto histórico se parece poco al nuestro, por lo que las iniciativas que han adoptado ya las tenemos o no tienen nada que ver con lo que sucede en nuestro país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 31 de enero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50