Editorial:Editorial
i

Sucesión en Atenas

EL NUEVO Gobierno socialista griego, el primero que no está presididido por Andreas Papandreu, funda dor y presidente en 1974 del Movimiento Socialista Panhelénico o PASOK, ya existe y su composición alberga buenos augurios para Europa. Para todos los que piensan que, ese entrañable país mediterráneo tiene por fin que salir de su círculo vicioso narciso-populista que tanto daño le ha hecho.Papandreu, hospitalizado desde hace dos meses, dimitió, la pasada semana. Era hora. Este gesto inesperado, ha permitido al Grupo Parlamentario Socialista impulsar a Costas Simitis a la jefatura del Gobierno. Simitis ha formado un Gabinete en el que participan todas las tendencias del PASOK, incluidas las derrotadas en la lucha por la sucesión de Papandreu, pero en el que están, presentes ministros notoriamente pragmáticos y europeístas.

Permanecé Georgos Papandreu, el hijo del enfermo líder socialista, que mantiene la cartera de Educación. Gerasimos Arsenis y Akis Tsohatzopulos, aspirantes frustrados a la sucesión de Papandreu, siguen al frente de Defensa, e Interior, respectivamente. La presencia de estos tres ministros responde al deseo de Simitis de mantener la unidad del PASOK en los momentos de confusión y luchas intestinas provocados por la desaparición política de quien fue su gran líder incuestionado. El nuevo jefe del Gobierno aspira a conquistar la presidencia del PASOK en el congreso del partido que debe celebrarse este año.

Simitis, de 59 años, situado en el centro-izquierda y opuesto al populismo nacionalista y extremo de amplios sectores de ese partido de izquierdas tan aquejado de vicios balcánicos, ha declarado que pretende acercar Grecia a los objetivos de la política económica y monetaria de la Unión Europea. Esto conlleva un gran esfuerzo para abrir, modernizar y privatizar la economía del país. Requiere mucha austeridad para sanear las cuentas públicas de uno de los países más clientelistas, corruptos. e ineficaces de esta parte del mundo. Pero no sólo merece la pena intentarlo, es imprescindible hacerlo. La prueba de que quiere materializar esa polítíca es el mantenimiento en sus cargos de los ministros de Economía y de Finanzas, comprometidos en la lucha contra la inflación, y la inclusión en el Gabinete de tecnócratas y europeístas que nada tienen que ver con la ortodoxia del PASOK.

Cabe subrayar el nombramiento como titular de Exteriores de Teodoros Pangalos, ex ministro de las Relaciones con la Unión Europea, que combina su fogosidad política y su carácter provocador con un gran talento y convicciones occidentalistas. Otra designación significativa es la de Vaso, Papandreu, ex comisaria europea, como titular del nuevo Ministerio de Desarrollo. No es pariente de! patriarca socialista, pero su solidez invita al optimismo. Se encargará del reparto de los fondos de la UE y se esforzará, sin duda, por acabar con la rapiña y el derroche helénicos.

El nuevo. Gabinete es más reducido y más joven que el anterior. Sin romper con el veterano líder griego, algo imposible cuando todavía vive y sus partidarios: son fuertes en el PASOK, Simitis va a intentar qué, Grecia deje de ser el peor alumno en la escuela de la UE. Una buena noticia a seguir con atención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de enero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50