El renovador Simitis y el populista Arsenis pugnan por suceder a Papandreu

Grecia salió ayer del limbo político en el que vivía desde que hace casi 60 días el primer ministro, Andreas Papandreu, fuera hospitalizado y entró de lleno en el purgatorio de la elección del sucesor del veterano líder socialista. El primero en abrir la carrera de la sucesión fue el ex ministro de Industria Costas Simitis, que se anticipó en anunciar su candidatura con la vista puesta en la "unión y continuidad del partido". Horas más tarde lo hizo su principal rival, el actual ministro de Defensa, Gerasimos Arsenis, fiel al "ejemplo de responsabilidad que ha dado Papandreu".

Más información

La dimisión de Papandreu, comunicada la noche del lunes por carta de su puño y letra al comité central de su partido, el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), ha sido recibida con alivio por la so ciedad griega y calificada como un gesto de generosidad y patriotismo por la prensa y la clase política del país. Los debates para la elección del nuevo jefe de Gobierno comenzarán hoy y probablemente mañana se sepa quién será el que conduzca a los socialistas griegos hasta las elecciones legislativas de octubre de 1997. Los principales periódicos griegos destacan el "acto heroico" de Papandreu y subrayan la grandeza de una despedida que pone fin a toda una época de la política griega. Así, el diario más influyente, Eleftherotipya, titulaba ayer: "Cayó el telón" y Ta Nea, de centro-izquierda, abría su primera página con "El cambio con la firma de Papandreu". Nadie se ha atrevido a insinuar cómo es posible que un hombre de 76 años, tras pasar 57 días en una unidad de cuidados intensivos ha podido redactar una carta, máxime cuando ayer mismo fue sometido a otra intervención de absorción de líquido en los pulmones, principal preocupación en estos momentos de los médicos que le atienden.

El comité ejecutivo del Pasok celebró una larguísima sesión para votar el procedimiento de elección del nuevo primer ministro, y hoy se reunirá el comité central del partido, que vigilará estrechamente los movimientos del grupo parlamentario socialista, al que constitucionalmente corresponde la decisión por ser mayoritario en el Parlamento (169 de los 300 diputados).

Junto a Simitis y Arsenis también presentó su candidatura Yanis Haralambopulos, ex ministro de Defensa y con escasas posibilidades de ser elegido a sus 77 años. Hoy lo hará el ministro del Interior, Akis Tsohatzopulos, de 56 años, un estrecho colaborador de Papandreu y con buenas relaciones con el entorno íntimo del enfermo dirigente. De momento, el presidente del Parlamento, Apostolos Kaklamanis, sólo deshoja la margarita.

La lucha por el poder se centra entre Simitis, un hombre frío que cuenta con el apoyo de unos 50 diputados y representa el ala renovadora y europeísta del Pasok, y Arsenis, que aunque sólo cuenta con unos 30 miembros del Parlamento adictos, encarna el espíritu popular y nacionalista de Papandreu. Éste aún no ha renunciado a su cargo de presidente del partido y, si no sufre una recaída, se da por hecho que tutelará el cambio en el Pasok, que se prevé para la primavera, aunque sea conectado a un riñón artificial y un respirador, como está ahora. Quien, por el contrario, sí parece desenchufada de la escena política griega es su influyente esposa, Dimitra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de enero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50