China prepara leyes para que la religión no amenace el sistema

China está preparando un completo arsenal legislativo para evitar que la religión pueda ser utilizada contra el sistema político y la unidad del país, según indicó ayer Ismail Amat, consejero de Estado encargado de los asuntos religiosos y de las nacionalidades, en una reunión sobre este tema. "La ley", dijo, "debe castigar severamente a aquellos que utilicen la religión para sabotear la unidad del país y a los que se sirvan de ella para causar problemas administrativos, educativos o judiciales". Se trata de un aviso dirigido especialmente a los budistas tibetanos que promueven la independencia de su nación.

Amat declaró que el trabajo de las autoridades, en materia religiosa debe tener como principios el servicio al desarrollo económico y social. "Por eso, el Gobierno no debe apoyarse sólo en las masas religiosas, sino támbién en las figuras religiosas patrióticas", terminó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS