Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado del Prado dedica 45 horas a elegir entre 480 ideas

Los 15 miembros del jurado del concurso internacional de ideas para la ampliación del Museo del Prado habrán consumido 45 horas de trabajo cuando esta tarde se comunique el número de proyectos que pasaran a la segunda fase, seleccionados entre los 480 presentados. Según las bases del concurso, oscilarán entre cinco o diez, con un premio cada uno de dos millones de pesetas. Frente a los paneles expuestos en la cuarta planta del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el jurado ha dedicado 13 horas diarias, del miércoles al viernes de la semana pasada, que se completarán -tras el fin de semana sin reuniones- con la última sesión de hoy, en que redactarán las recomendaciones de cada uno de los proyectos seleccionados.Una vez elegidos los proyectos, un notario tendrá la relación de los mismos con un código numérico de seis cifras, el que presenta el conjunto de paneles, y comunicará la decisión del jurado al autor que figure en un sobre cerrado. Los elegidos desarrollarán el proyecto según las indicaciones del jurado, y los mismos miembros concederán, a mediados de agosto, el primer premio de tres millones de pesetas y el encargo definitivo de los trabajos, y dos accésit de dos millones de pesetas cada uno.

El anonimato y la discreción de los concursantes son objetivos de los organizadores del concurso, realizado por la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) por encargo del Ministerio de Cultura. Los mismos miembros del jurado han sido informados del rigor de las bases, que se extiende a los seleccionados en esta primera fase, que podrán ser expulsados si revelan su identidad. La presidenta del jurado, la ministra de Cultura, recibió durante los trabajos un fax de la UIA en el que se recordaba el carácter secreto de las deliberaciones.

Foster, ausente

El arquitecto británico sir Norman Foster ha decidido, de momento, no presentar en público su propuesta sobre la ampliación del museo. Al no estar de acuerdo con las bases, manifestó que no acudiría al concurso, aunque daría a conocer sus ideas, tras estudiar sobre el terreno las necesidades del museo. La próxima primavera tiene previsto realizar una exposición en el Reino Unido con sus últimos proyectos, en donde figurará el Prado.Las grandes figuras de la arquitectura contemporánea han acudido al concurso, con su propio nombre o escondidos en un equipo. Las oficinas de arquitectos europeos, japoneses y norteamericanos han mostrado su interés por el Prado.

Según conocedores de este tipo de concursos, la dificultad del jurado es hacer coincidir los proyectos seleccionados con las grandes firmas. Las complicaciones aumentan por la semejanza de los dibujos y presentaciones, que ha dado lugar a varios errores de interpretación como ocurrió con algunas de las intervenciones de Mitterrand en París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1996