Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a 10 años de cárcel los dos autores del 'crimen del Almendro'

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a cada uno de los dos inculpados en el crimen del Almendro -Mounir el KhaIdraqui, de 28 años y a Amien Bennour, de 21- a 10 años de prisión por un delito de robo con violencia con resultado de homicidio culposo. La víctima, Carlos Herrero Velasco, de 60 años, intentó evitar que robasen a su esposa, a cambio los tironeros le derribaron y, una vez en el suelo, le patearon sin compasión. Los magistrados consideran que Herrero murió de una parada cardiaca causada por la combinación de estos golpes, el choque psicofísico del ataque y su propia enfermedad cardiovascular. La sentencia también condena a los acusados a pagar 35 millones de pesetas, en, concepto de indemnización, a los herederos de la víctíma.A la hora de establecer su veredicto, los jueces dan por probado que, sobre las dos y media de la madrugada del 19 de febrero de 1994, Mounir, Amien y una tercera persona se pusieron de acuerdo para llevarse por sorpresa el bolso de Dionisia Lobo Barroso, quien caminaba por la céntrica calle de los Almendros en compañía de su esposo.

Los ladrones abordaron por la espalda a la pareja. A empujones les separaron. El matrimonio cayó al suelo. Mounir se hizo con el bolso de Dionisia Y se dio a la fuga por las calles cercanas. Mientras, los otros dos se ocuparon de reducir a Carlos, propinándole fuertes patadas. Finalmente, huyeron. Como consecuencia del altercado, Dionisia Lobo sufrió contusiones que tardaron cinco días en curar. Su mando murió.

El bolso arrebatado a Dionisia contenía 6.000 pesetas en efectivo, una pulsera de plata y dos anillos de oro, uno de pequeño tamaño. La policía detuvo a Amien minutos después del homicidio, cuando estaba cometiendo un segundo robo, pero no fue relacionado con el anterior.

Detención casual

El agente que lo detuvo comprobó al día siguiente en un periódico que los rasgos físicos coincidían con los de su detenido. La inspección posterior de los objetos particulares de Amien en la cárcel sacaron a relucir que tenía un anillo de bebé, que pertenecía a Dionisia. Gracias a esta prueba se pudo relacionar al acusado con el homicidio de la calle del Almendro.

En la vista oral, Amien negó su participación en el robo y aseguró que en la fecha y hora del suceso se encontraba descansando en su habitación. Por su parte, Mounir admitió que, de acuerdo con un plan preconcehido, arrebató el bolso que llevaba Dionisia y se lo llevó, huyendo a toda prisa, pero sin golpear a sus víctimas.

Los magistrados consideran como agravante el abuso de su perioridad de Mounir y de Amien. "Dos personas mayores tenían que vérselas con tres jóvenes, que sorprendieron a aquéllas cobardemente, por la espalda, separándolas bruscamente y golpeándoles varias veces: a patadas al varón, tal vez porque pudieran esperar de él una defensa algo más contundente", relata la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1995

Más información

  • La víctima quiso evitar que robasen a su mujer