Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atascos de cuatro horas en las carreteras de Madrid en el regreso del 'superpuente'

Las carreteras se volvieron a colapsar ayer en el regreso después del superpuente. Miles de madrileños soportaron grandes atascos para entrar a la capital entre las cuatro y las ocho de la tarde. El resto del día el tráfico estuvo fluido. Los coches que circulaban por la carretera de Extremadura y la carretera de Valencia se toparon con las mayores dificultades. En ésta, la cesión de uno de los carriles a los que retornaban causó también retenciones de salida.

La Dirección General de Tráfico instaló carriles adicionales en la N-II, la N-III, la N-V y la N-VI. No fueron suficientes para absorber el denso tráfico del regreso. En el ocaso se multiplicaron los problemas. A partir de las ocho de la tarde, los conductores se encontraron con la red viaria despejada. Según el Centro de Gestión de Tráfico, los vehículos que retrasaron o madrugaron en el regreso entraron a la ciudad sin problemas. Paradójicamente, la apertura de un cuarto carril para entrar en la ciudad por la carretera de Valencia, originó atascos para los vehículos que salían de Madrid.La carretera de Extremadura tuvo un día negro. Se atascó hacía el mediodía. A esa hora había siete kilómetros de retención. A las cinco, la dobló fila de coches parados alcanzaba los 12 kilómetros, y a las siete de la tarde había vehículos en punto muerto entre los kilómetros 37 y 29 (Navalcarnero) y entre Móstoles y el acceso a la M-40.

En la N-VI (Madrid-La Coruña) había atascos de nueve kilómetros entre Segovia y Madrid. La circulación era muy complicada también a la altura de Villalba. En la carretera de Valencia, los conductores se encontraron con la circulación parada en Arganda. Entre los kilómetros 11 y 24, los vehículos estaban detenidos.

Entre Aranjuez y Ocaña, las retenciones alcanzaron los cuatro kilómetros. Tampoco eludieron las retenciones durante la tarde la N-I, a la altura de El Molar, y la carretera de Barcelona, entre Torrejón de Árdoz y Alcalá de Henareas. Los conductores que entraron a Madrid por la carretera de Toledo (N-401) tuvieron problemas entre las tres y las cinco.

2,5 millones de viajes

A lo largo del puente se han producido dentro de la Comunidad de Madrid dos millones y medio de desplazamientos (los mismos que coches matrículados hay en Madrid), casi el triple de los que se efectúan en un fin de semana normal. El regreso del superpuente ha resultado más complicado que la salida, ya que no se produjeron retenciones ni el miércoles ni el jueves. Según la Dirección General de Tráfico, a lo largo del fin de semana se han producido grandes atascos en las carreteras de la región que dan acceso a centros comerciales. Las mayores complicaciones surgieron en tomo al Parque Comercial Corredor (Torrejón de Ardoz) y San José de Valderas, en Alcorcón.

Durante el puente, cuatro personas han perdido la vida en dos accidentes mortales. El primero ocurrió el miércoles en el eje Pinar (carretera M-503). Dos personas, de 25 y 39 años, perdieron la vida al salirse de la calzada un jeep. En la madrugada del viernes, otras dos personas murieron en la conexión de la M-40 y la A-10.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1995

Más información

  • Cuatro víctimas en el asfalto a lo largo de cinco días