Santiago Bastos, jefe de la división de Interior del Cesid, presenta su dimisión

El general de brigada Santiago Bastos Noreña, jefe de la División de Interior y subdirector del servicio secreto Cesid, ha presentado su dimisión irrevocable, según confirmaron ayer fuentes del Ministerio de Defensa.La salida de Bastos del centro, que se materializará en los próximos días, se ha producido de común acuerdo entre el interesado y los nuevos responsables del Cesid, los generales Félix Miranda y Jesús del Olmo, según las mismas fuentes.

Bastos, general de Infantería en la reserva, que cumplirá el día 11 de este mes 63 años, estaba estrechamente ligado, al anterior director general, Emilio Alonso Manglano, quien le promocionó al empleo de general. En cambio, su sintonía con la nueva dirección del centro, nombrada el pasado julio, no era tan grande.

La renuncia de Bastos, que se atribuye a razones personales, facilita el inicio de la renovación en la cúpula del Cesid, que hasta ahora se había mantenido intacta. La única salida que se produjo tras la dimisión de Manglano fue la de su secretario, el coronel Orzaez La Moneda.

Bastos se incorporo a principios de los setenta al Servicio de Documentación de Presidencia, del Gobierno, formado por Carrero Blanco, y diez años después se hizo cargo del área de involución. Con Manglano, llegado al centro en mayo de 1981, el área que dirigía Bastos fue potenciada y se apuntó éxitos tan notorios como la desarticulación de la intentona golpista del 27 de octubre de 1982, en vísperas de las primeras elecciones generales, que ganó el PSCE.

En 1986, cuando el peligro de golpe había dejado de ser una preocupación, Bastos se hizo cargo de la División de Interior y amplió sus competencias a la lucha contra el terrorismo.

El general Bastos se ha visto particularmente afectado por la traición del ex jefe de Operaciones del Cesid, el coronel Juan Alberto Perote, con quien colaboró en numerosas misiones contra ETA y grupos ultras y con quien mantenía una gran amistad. En los últimos meses, se le encomendó mantener una vía de comunicación discreta con el ex agente, actualmente encarcelado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50