Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal italiano que investiga tráfico de divisas quiere interrogar en persona al cardenal Carles

El fiscal jefe de la localidad de Torre Anunziatta, Alfredo Ormanni, dijo ayer a EL PAÍS que será él en persona quien se traslade a Barcelona para interrogar al cardenal Ricard Maria Carles sobre una operación de blanqueo de dinero por valor de casi 8.000 millones de pesetas de la que el alto prelado habría sido garante. Ormanni añadió que ha enviado hace varios días, aunque no precisó cuántos, al Ministerio de Justicia español la petición de rogatoria internacional para hacerlo. Sin embargo, ni el Ministerio de Justicia de Italia ni el de España tienen constancia de dicha rogatoria.

Una fuente de la Dirección de Asuntos Penales del Ministerio de Justicia italiano, departamento encargado de tramitar las rogatorias, dijo ayer a la agencia Efe que aún no ha recibido ninguna petición de la fiscalía de Torre Anunziatta. Por su parte, el Ministerio de Justicia español no había recibido anoche tampoco ninguna comunicación al respecto. En los últimos días, el fiscal Ormanni ha dicho en varias ocasiones que había cubierto ya el citado trámite.El diario milanés Corriere della Sera publicaba ayer unas declaraciones de Carles en las que éste, que sigue negando todas las acusaciones, decía saber que la Interpol había estado investigando en España las actividades económicas de la curia "No ha encontrado nada y no encontrará nada porque nada ha sucedido", afirmaba el cardenal. Un portavoz del arzobispado reiteró ayer que Carles se reafirma en su inocencia y sostiene que la acusación es absolutamente inverosímil. "Si alguien tiene alguna acusación que formular, que la concrete porque hasta ahora todo son vaguedades".

La implicación del arzobispo de Barcelona se situaría, de confirmarse, en el ámbito de las investigaciones desveladas el pasado 14 de octubre sobre una banda internacional de tráfico de oro y diamantes y de blanqueo de dinero -operación llamada cheque a cheque-. La red utilizaba canales diplomáticos de seis países para burlar las aduanas y 21 personas ya han sido identificadas, detenidas o pesa sobre ellas mandato de captura.

Las diligencias han avanzado, dijo Ormanni, a raíz del interrogatorio durante casi 48 horas del financiero milanés Riccardo Marocco, quien en una conversación telefónica con su amante Solange Vercruysse, de nacionalidad belga, citaba al prelado como persona que se había encargado de Ia operación" en España.

Contradicción

Sin embargo, Marocco ha incurrido en una abierta contradicción en sus manifestaciones. Mientras en la conversación telefónica interceptada por la policía él quien anunciaba a su amante Solange que quien había dirigido la operación en España el arzobispo de Barcelona, en el interrogatorio posterior, al ser preguntado sobre quién le había informado de que el arzobispo era el contacto, Marocco respondió que había sido la propia Solange.El financiero milanés, que ha decidido colaborar con la Justicia, ha hablado también, al parecer, de otras operaciones de contrabando de armas y material radiactivo, además del tráfico de oro y diamantes.

Alfredo Ormanni dijo ayer que, tras el interrogatorio de Riccardo Marocco, han adquirido "elementos de confirmación" los datos que ya tenía y que el arzobispo Carles parece ser el garante de la operación. Con respecto a la implicación del Instituto para las Obras de Religión (IOR), en el que habría estado depositado en liras el dinero que debía blanquearse en dólares, el fiscal jefe respondió: "Tenemos que verificarla, hay datos nuevos; pero en este momento no puedo hablar de ellos. Primero tenemos que escuchar al cardenal". Los miembros de la jerarquía eclesiástica no gozan de fuero especial en España.

Sobre si Carles habría participado en una sola operación de reciclaje o en más, Ormani contestó: "No se lo puedo decir". ¿Por discreción o porque aún no se sabe? "Por motivos de secreto del sumario", puntualizó. ¿Cree que Riccardo Marocco ha podido novelar sus declaraciones? "No creo, no creo", respondió.

El fiscal añadió que le parece "normal" que Ricard Maria Carles esté haciendo reiterados desmentidos sobre su presunta implicación en los hechos. Y dijo también que confía en que el Vaticano no pondrá pegas para investigar sobré el IOR -"creo que algo se podrá lograr"-, aunque las autoridades vaticanas no son muy dadas a colaborar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995

Más información

  • El 'arrepentido' que implica al arzobispo de Barcelona incurre en contradicción