Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kohl suspende por una gripe su visita a Madrid para dar un mitin con Aznar

Una gripe se ha cruzado en el camino de José María Aznar y en lo que el PP preparaba como un acontecimiento para hacer visible el respaldo a su presidente del más importante líder europeo. El canciller federal alemán, el democristiano Helmut Kohl (CDU), se encuentra enfermo, ha anulado sus compromisos de esta semana y no podrá asistir en Madrid a la reunión de los dirigentes del Partido Popular Europeo (PPE).Kohl había comprometido su intervención, junto a otros tres jefes de Gobierno y al presidente de la Comisión Europea, Jacques Santer, en un mitin con Aznar el domingo, en Madrid, con motivo del XI Congreso del PPE. El gesto tenía significación porque Kohl no suele asistir a estos congresos. No estuvo en los de Dublín y Atenas y en el último, celebrado en Bruselas, sólo dirigió una breve salutación a los delegados.

En contra de cualquier posible interpretación sobre una "enfermedad táctica" para eludir el compromiso se encuentra el hecho de que no pudo asistir ayer a la reunión de su Gobierno en Bonn. Tampoco estuvo presente en la celebración del 75 cumpleaños del legendario futbolista alemán Fritz Walter, natural del Palatinado, el Estado de origen del canciller, que gobernó en él entre 1969 y 1976.

La noticia cogió ayer por sorpresa a los dirigentes del PP, en Génova, 13. El PPE no la había comunicado oficialmente a los populares españoles. "Nos consta por la cancillería la suspensión del programa oficial de Kohl toda a semana, pero nada más. Esperaremos a que se nos comunique", dijo un portavoz."

"Etapa de agonía"

Aznar declaró a última hora de la tarde que tiene una gran confianza en el futuro de España e hizo un llamamiento "para pasar cuanto antes esta etapa de agonía en que nos mantienen los errores de unos pocos". El presidente del PP intervino en la Casa de América, en Madrid, en la presentación del libro La España en que yo creo, que recoge algunos de sus últimos discursos.Fue presentado por el poeta Luis Alberto Cuenca, el catedrático de Historia de Deusto (Vizcaya) Fernando García de Cortazar, el filósofo Eugenio Trías y el presidente de la Bolsa de Madrid, Manuel Pizarro. Trías subrayó la coherencia de los discursos de Aznar y resaltó su carácter de alternativa a la "descomposición del felipismo". Los dos primeros subrayaron el españolismo del líder del PP y la necesidad de recuperar la historia de la nación española frente al acoso de los "nacionalismos costeros" vasco y catalán, en expresión de García de Cortázar.

Aznar apeló a un patriotismo "generoso y plural" porque España es "una gran nación diversa y compleja,", pero dijo que ya es hora de "dejar de mirarnos el ombligo ( ... ) de pensar en España como un mero artificio".

Aseguró que tiene más confianza en lo que puedan hacer losciudadanos que en la acción de un Gobierno, aunque esté presidido por él en el futuro, y marcó como objetivo nacional la recuperación de la capacidad de generar riqueza para que no sea necesario "fiarlo todo a que los países ricos de Europa nos adelanten lo que no podamos conseguir por nosotros mismos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995

Más información

  • El líder del PP presenta un nuevo libro