Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reunión en Madrid para evitar la crisis en la Federación croato-musulmana

, A medida que se vislumbra la paz en Bosnia se resquebraja la Federación croato- musulmana. Para intentar apuntalarla se reúnen hoy y mañana en la capital española los países que la apadrinan, aunque el bajo nivel de las delegaciones que han acudido a la cita no permite augurar que logren afianzarla.

La Federación "no funciona", aseveró recientemente, según el diario Oslobodenje, de Sarajevo, el presidente de Bosnia, Alia Izetbegovic. "El Gobierno federal sólo ejerce su autoridad en la parte del territorio bajo control del Ejército bosnio".

"La formación de una policía mixta federal", añadió, "y el regreso de los refugiados han sido aplazados y la libertad de movimiento de las personas está limitada en numerosos lugares", en contra de lo que estipulan los acuerdos alcanzados entre croatas y musulmanes. Las declaraciones de Izetbegovic son reveladoras de la creciente desconfianza de los musulmanes hacia los croatas, sospechosos de quererse anexionar un buen pedazo de Bosnia.

Creada en marzo del año pasado, la Federación supuso el fin de la lucha encarnizada que libraban ambas comunidades, sobre todo en Mostar, que se convirtió en su capital. La ciudad de Herzegovina es el principal núcleo urbano donde está desplegado el contingente de cascos azules españoles en la antigua Yugoslavia.

Al año de su creación fue fundado, a instancias de Washington, el Club de Amigos de la Federación, que tutelan Estados Unidos y la Unión Europea (UE) y al que pertenecen otros 11 países, entre los que destacan Rusia, Japón y varios Estados musulmanes, y múltiples organizaciones internacionales.

Madrid ha sido la ciudad escogida para la segunda reunión de ese foro porque España ostenta actualmente la presidencia de la UE, pero a su convocatoria en el Palacio Municipal sólo acudirán delegaciones generalmente encabezadas por altos funcionarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 1995