Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El holandés Lubbers, principal candidato a encabezar la OTAN

Ninguno de los candidatos barajados informalmente en la OTAN para suceder al dimitido Willy Claes tiene asegurado el consenso inicial de los 16 países miembros de la Alianza. El mejor colocado, el antiguo primer ministro holandés, Ruud Lubbers, se enfrenta a una reserva histórica de Alemania. Las reuniones de los embajadores para encontrar un nuevo papa empezarán el martes. Se excluye que los ministros de Exteriores reunidos en Nueva York den fumata bianca a ningún nombre.Hace un año, los ministros de Exteriores de OTAN confirmaron en Nueva York el consenso de sus embajadores en Bruselas: Willy Claes era el hombre para suceder al alemán Manfred Wömer, recientemente fallecido. Pero ahora las cosas no están tan maduras.

El proceso de elección no está reglado. Lo único que se exige es unanimidad. Es un guiso de lenta cocción. Los que fueron grandes rivales de Claes -el danés Uffe Elleman-Jensen y el noruego Thorvald Stoltenberg- sólo se apearon cuando quedó claro que el belga tenía la mayoría.

Ahora Stoltenberg está descabalgado porque Noruega no forma parte de la Unión Europea (entonces sé esperaba el referéndum de adhesión, que resultó negativo) ni de la UEO. Y porque "ha hecho el papel de la triste figura" como representante del secretario general de la ONU en la guerra de la antigua Yugoslavia, comentan fuentes diplomáticas. Bonn es la única gran capital que históricamente ha mostrado recelos ante el candidato mejor colocado ahora, el antiguo primer ministro holandés, Ruud Lubbers. Lubbers fue, junto con el premier belga, Jean-Luc Dehaene, candidato a suceder a Jacques Delors en la Comisión Europea, con el apoyo de Felipe González. Pero el canciller Kohl "le trituró ferozmente" al considerar que "no había mantenido una posición correcta frente al proceso de unificación alemana", recuerdan diplomáticos que vivieron de cerca el proceso. Y ahora podría proponer a su ministro de Exteriores, Klaus Kinkel. Pese a ello, el holandés sigue en cabeza porque es el candidato que ha ostentado cargos de más rango: "Es el único indiscutible", se dice en la OTAN. Una indicación de su fortaleza es la retirada de su paisano, el comisario europeo Hans Van den Broek (con aún menos simpatías en la Alianza que las, ya escasas, de que goza en la UE). Además, Holanda, aún contraria a las pruebas nucleares francesas en el Pacífico, nunca ha roto los puentes con París. Así, Francia no se vería impelida a vetarle.

Elleman-Jensen, el ex ministro danés de Exteriores que condujo a su país al segundo referéndum para la aprobación del Tratado de Maastricht, es el que más. claramente se ha autopostulado. "Lleva la ventaja de haber saltado el primero, pero apenas tiene posibilidades", indican las mismas fuentes, "porque además de que su país, Dinamarca, ha sido la cabecilla de la revuelta nórdica contra las pruebas francesas, se le considera demasiado frívolo". Elleman es el hombre de los gestos mediáticos: la exhibición de una manzana ante las cámaras o la de una bufanda con los colores nacionales en una cumbre puede hasta caer simpática en la UE, pero nunca en la OTAN.

Autodescartados el alemán Volker Rühe -que prefiere el delfinato de Helmut Kohl- y del secretario del Foreign Office, Malcolm Rifkind, el panorama queda bastante desierto, quizá a la espera de nuevos nombres. El embajador estadounidense, Robert Hunter, considera que la ausencia de España de la estructura militar integrada no la inhabilita. Candidatos no le faltarían: el minisitro de Exteriores, Javier Solana -más tentado por la política interior-, el ex presidente del Parlamento Europeo, Enrique Barón, y el ex presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, que fue antes ministro de Relaciones con Europa e incorporó su país a la Alianza. Un activo que podría contar, cuando la OTAN pretende ampliarse al Este.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 1995

Más información

  • Ningún candidato tiene asegurado el consenso