Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal acusa de genocidio a dos 'skins' por amenazas racistas

Un fiscal de Barcelona acusa de genocidio a dos skinheads que supuestamente profirieron amenazas racistas en un programa de televisión emitido el 26 de octubre de 1991. El fiscal cree que la actitud de los dos jóvenes constituye un delito contra el derecho de las gentes, un tipo penal casi nunca aplicado y equiparable a los delitos nazis juzgados en Núremberg. La fiscalía pide siete años de cárcel para cada uno de los acusados porque entiende que los dos son responsables de un delito de genocidio en grado de provocación.La acusación de genocidio se refiere a las declaraciones que supuestamente hicieron los jóvenes Sergio Durán Giner y Sergio Soto Redondo en el programa de televisión Informe semanal hace cuatro años. Se trataba de un reportaje sobre skins que se elaboró poco después de la muerte de un travestido a manos de un grupo de cabezas rapadas en el parque de la Ciutadella de Barcelona.

En el citado programa, según el fiscal, Sergio Soto dijo: "El skin originario es ante todo racista, neonazi y fascista". El fiscal imputa al otro acusado las siguientes palabras: "Soy fascista y un skin, eso es neonazi y ya está, querer echar (sic) a toda la basura extranjera de España, negros, judíos y toda la chusma que sobra".

En la misma emisión, otro skin no identificado manifestó: "Yo no veo ningún delito en matar a un travesti. No, no es ningún delito. Para un neonazi, para un skin es un orgullo, una medalla. Al que lo haya matado, una medalla". El fiscal entiende que este tipo de declaraciones no son sólo amenazas, sino un delito contra las personas. Recuerda también en el escrito de calificación que las manifestaciones fueron realizadas en un momento de temor y preocupación de la ciudadanía.

Los dos jóvenes fueron convocados a juicio en junio pasado. Sin embargo, el fiscal pidió la suspensión de la vista y que el caso pasara a un tribunal de la Audiencia por entender que los dos encausados debían ser procesados por genocidio, delito por el que serán juzgados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1995