Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González asegura que confía aún en Manglano pese a que no le informó del hurto de Perote

Cometió un error pero ha sido perdonado y sigue gozando de toda la confianza del Gobierno. El presidente Felipe González hizo ayer una encendida defensa del ex director general del Cesid (servicio secreto militar), teniente general Emilio Alonso Manglano, pese a que omitió hasta este año informar al Ejecutivo de la sustracción en 1991 de documentos secretos por el coronel Juan Alberto Perote. Esta negligencia del que fue durante 14 años jefe del principal servicio secreto español fue confirmada el lunes por Gustavo Suárez Pertierra, el titular de Defensa, del que depende orgánicamente el Cesid. El ministro hizo esta revelación ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso y la oposición se encargó de darla a conocer.

"Seguramente debería haber informado", admitió González en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Irlanda, John Bruton, a propósito de los cuatro años de silencio de Manglano. "No hubo comunicado y hubo sin duda un fallo de seguridad que hemos reconocido".El jefe del Ejecutivo encontró, sin embargo, a Manglano circunstancias atenuantes. Se creyó, prosiguió desde las escalinatas del Palacio de la Moncloa, que "podía resolver el problema" y que "incluso cuando recuperó parte o la totalidad de los documentos pudo pensar que había resuelto el problema".

Tras su dimisión de la dirección del Cesid, en julio, Manglano fue nombrado asesor del ministro de Defensa, un cargo de confianza. Se lo merece, según González, porque "aún sigue siendo un hombre de confianza". "Algún día", declaró tuteando a los periodistas, "reconoceréis su acción a favor de la democracia " a la que ha prestado "enormes servicios". A pesar del error que cometió González, sigue creyendo en su "extraordinaria buena fe y eficiencia".

El presidente confirmó que él no acudirá mañana a informar al Pleno del Congreso sobre los contactos del Ejecutivo con Jesús Santaella, abogado del ex presidente de Banesto Mario Conde, y de Perote. Comparecerá el titular de Justicia e Interior, Juan Alberto. Belloch.

"Me parecería que, desde un punto de vista parlamentario", aseguró González, "no tendría ningún tipo de justificación el que hubiese un boicot, pero si algunos quieren llevar la pelea política a ese terreno tan incomprensible, no me cabe duda de que eso podría ocurrir (...)".

"Desde luego, eso no va a modificar la posición del Gobierno, porque sería someterse a una presión injustificable".

La segunda prueba nuclear francesa en el atolón de Mururoa, el domingo pasado, suscitó, por parte del jefe del Ejecutivo español, una condena tan suave como la primera. González se resistió a.hablar del asunto cada vez que se produzca uno de los ensayos previstos, aunque acabó "lamentando" que se lleven a cabo.

Recordó que en la cumbre de Formentor (Mallorca), el último fin de semana de septiembre, los líderes europeos "ya hablamos con el presidente Jacques Chirac y tratamos ya de orientar la posición francesa hacia lo que puede ser en el próximo año el horizonte inmediato de la desaparición total, de opción cero, en las pruebas nucleares con inspección sobre el terreno y no sólo vía satélite". "( ... ) tratamos de trabajar para que en mayo o junio próximos se pueda llegar a una opción cero que comprometa a todos los países".

[Nicolás Redondo, ex secretario general del UGT, aseguró ayer haber pasado "por muchos avatares". "No sólo yo, sino la directiva de UGT que éramos miembros del PSOE, porque teníamos un grave problema, que no olíamos lo suficiente a establo felipista". Redondo añadió, en declaraciones a la COPE, que "la permanencia de González es negativa para el PSOE y para el país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 1995

Más información

  • El jefe del Gobierno confirma que Belloch informará mañana sobre los contactos con Santaella