Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Rusia y los Balcanes

UNA COMPLEJA, negociación en Belgrado a cuatro bandas Estados Unidos, Rusia, Serbia Pale abrió ayer la puerta a una retirada de las armas pesadas de las milicias serbobosnias en tomo a Sarajevo, según anuncié la, Casa Blanca. En un gesto de buena, voluntad la OTAN decretó una pausa en los bombardeos contra esas milicias. Borís Yeltsin también tuvo un detalle tranquilizador y se negó a firmar el decreto Aprobado por la Duma para el levantamiento unilateral del embargo contralos serbios. La tensión entre los, occidentales y los eslavo s rusos y serbios bajó unos grados tras unos días de constante subida. En paralelo a la- negociación de Belgrado, Strobe Talbott, secretario de Estado adjunto norteamericano, intentó ayer en Moscú convencer a las autoridades rusas de que los occidentales no desean que las diferencias sobre Bosniá terminen lesionando una relación estratégica importantísima para la seguridad, mundial. El enviado especial de CIinton encontró la comprensión de Andréi Kózirev, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, que, a diferencia de Yeltsin, que la pasada semana acusó a la OTAN ¿le expansionismo y evocó la posibilidad de extensión de la guerra por todo el continente, reitera que Rusia no quiere volver -a una - situación de "enfrentamiento total con Occidente.Pero. la moderación de Kózirev., calificado de "ministro de la Desgracia Nacional" por el líder comunista Gennadi Zyuganov, no compartida por la mayoría de sus compatriotas. Los rusos sienten los bombardeos de la OTAN contra los serbios como la gota que desborda el vaso de su frustración por lo que entienden como pérdida de su papel de gran potencia. En algunos- sectores militares y en los medios políticos nacionalistas y comunistas se vive como un agravio a su dignidad.

El miércoles, uno o. varios. desconocidos dispara-, ron una granada contra la Embajada de Estados Unidos en Moscú. La autoría y el motivo de ese atentado son aún- desconocidos, pero pocos dudan que está vinculado con el aumento de la. hostilidad hacia Occidente. El calificativo de "genocidio" que el Gobierno -ruso aplica a los bombardeos, de la OTAN es disparatado. Si algo limita la eficacia militar de esas acciones, es, precisamente, la voluntad de la OTAN de no provocar bajas, civiles, lo que lleva a no atacar el armamento y los depósitos de municiones estratégicamente colocados por el general MIadic entre la población.

La credibilidad de. la ofensiva militar y diplomáticá liderada por Estados Unidos para conseguir la paz en Bosnia depende del cumplimiento de las exigencias de la ONU sobre el levantamiento del cerco de Sarajevo y la seguridad de otras ciudadanos. Pero una excesiva prolongación de las acciones aéreas no puede sino radicalizar a, los rusos. Yeltsin, que acaba de comenzar un nuevo periodo de descanso, podría terminar firmando la propuesta de la Duma que ayer rechazó rubricar sobre el levantamiento del embargo a Serbia. También podría poner en cuestión la Asociación para la Paz con la OTAN. Si se quiere intentar desactivar esa bomba, hay que buscar la complicidad de los rusos: darles más información. sobre los planes de la OTAN, insistirles para que usen su influencia sobre los serbios para que retiren sus armas de los alrededores de Sarajevo, proponerles que se incorporen a 1 una futura fuerza de pacificación... Parece que ayer se dieron pasos significativos en esa dirección.

Aun así no es seguro que logre eliminarse la sensación de humillación y de dependencia resto a Occidente que arrastran los rusos desde el hundimiento de la URSS, y que se está convirtiendo en protagonista: de la campaña para las elecciones legislativas rusas del 17 de diciembre. El comienzo de esa campaña se está caracterizando por las grandes expectativas de la oposición comunista y nacionalista y el anuncio de un mal resultado de los partidos liberales y reformistas. También por la presencia de generales en casi todas las listas. Mientras cunde el escepticismo respecto ala Presidencia el Gobierno y el Parlamento, el Ejército es la institución que tiene mayor credibilidad,en la Rusia actual. Muchos rusos sueñan con. un hombre fuerte que restablezca el orden en el interior y el prestigio de- su país en el exterior. Habrá que ver si las urnas respaldan esta impresión mayoritaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 1995