Los científicos confirman el calentamiento de la Tierra debido a la acción del hombre

Los expertos de la ONU en clima predicen un incremento de hasta 3,5 grados WILLIAM K. STEVENS (NYT) Nueva York

En un importante cambio de posición, los científicos internacionales encargados de asesorar a los gobiernos acerca del cambio climático afirman, por primera vez, que la actividad humana parece ser causa directa del calentamiento global de la atmósfera. Muchos expertos ya pensaban que esta contribución del hombre al aumento de las temperaturas de la tierra era cierta, pero algunos sostenían que el clima es tan variable naturalmente que no se podía constatar una señal clara del impacto de las emisiones artificial de gases de efecto invernadero.

La acumulación de datos y análisis sugiere ahora que el calentamiento registrado en el último siglo, y especialmente en los últimos años, "no parece que se deba enteramente a causas naturales y el patrón de la respuesta climática a las actividades humanas es identificable en el registro climatologico", afirma el resumen del nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).Este panel, en el que participan centenares de científicos de todo el mundo, fue convocado por la Organización Mundial de Meteorología, de Naciones Unidas, como asesor acerca del cambio del clima del planeta y sus implicaciones. Su primer informe (1990) alertó acerca del aumento de las temperaturas, y en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río en 1992, se acordó el Tratado de Clima para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El nuevo documento del IPCC predice que, si no se toman medidas para reducir las emisiones, se registrará un aumento de las temperaturas medias globales de 0,8 a 3,5 grados centígrados de aquí a dentro de cien años. Pero esto representa sólo entre el 50% y el 70% del calentamiento probable, se puntualiza. Este cambio sería más rápido que ningún otro registrado en los últimos 10.000 años, el periodo de tiempo en la historia de la Tierra en que se ha desarrollado la civilización.

El resumen del documento, aunque de uso interno todavía, ha pasado ya la revisión científica, pero su redacción final puede cambiar, dado que ahora está siendo estudiado por los Gobiernos. Investigadores que han preparado todo el capítulo en que se basa el resumen, revisado por científicos de todo el mundo, afirman que no esperan modificaciones sustanciales en la declaración básica definitiva. "La justificación científica de la declaración está ahí, inequívocamente", dice Tom M. L. Wigley, climatólogo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Boulder (EE UU), y uno de los autores del documento.

"El humo del disparo"

La comunidad científica "ha descubierto el humo del disparo", dice Michael Oppenhei mer, investigador del Fondo de Defensa Medioambiental. "Este hallazgo es de capital importancia. Durante muchos años los responsables políticos han preguntado: '¿Dónde está la señal?. El IPCC nos dice que la señal está aquí", continúa.

Wigley y otros climatólogos implicados en la investigación advierten que todavía se desconoce cuánto del calentamiento registrado en el último siglo es atribuible a la actividad humana y cuánto se debe a las fluctuaciones naturales de la Tierra, que producen glaciaciones y periodos templados. A pesar de ello, es un jarro de agua fría para aquellos que se han negado hasta ahora a aceptar que se puede discernir la firma del calentamiento. Hasta ahora se mantenía un gran debate científico acerca de si el aumento registrado de las temperaturas está inducido por la acción del hombre, es decir, por las emisiones generadas, sobre todo, por los combustibles fósiles y la agricultura.

El nuevo informe va a estimular el debate público acerca de la gravedad de la amenaza del cambio climático. Mientras que un mundo más templado podría ser beneficioso en algunos sentidos, el documento del IPCC afirma que tendría muchos efectos adversos, como condiciones meteorológicas, más extremas, intensificación de las tormentas tropicales, destrucción de algunas zonas por subida del nivel del mar, daños en ecosistemas naturales que no se adaptarían suficientemente rápido a las nuevas condiciones y disminución de los recursos agrícolas en algunas regiones del planeta.

Entre los políticos hay mucha más disparidad acerca del cambio climático que entre los científicos. Las negociaciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero continúan desde la reunión de las partes del Tratado del Clima, celebrada en Berlín en marzo de este año, pero no han avanzado mucho. Una de las razones del estancamiento ha sido la falta de pruebas científicas acerca de la responsabilidad de la actividad humana en el calentamiento.

Predicciones más fiables

Los científicos explican que una razón fundamental del cambio de perspectiva que aporta el nuevo informe del IPCC es que, gracias a las investigaciones recientes, ha aumentado la fiabilidad de las simulaciones por ordenador de la atmósfera. Estos modelos avanzados de predicción alcanzan una mayor coincidencia entre los patrones de cambio climático resultantes y la situación observada en el pasado y el presente.Las simulaciones por ordenador parten de la descripción de los sistemas físicos implicados en el clima y de los registros históricos para predecir la evolución de las temperaturas (y de otros parámetros meteorológicos) a largo plazo. Luego, en las computadoras más potentes que existen se hace evolucionar clima hacia el futuro. La nueva generación de modelos utiliza representaciones más detalladas del sistema climático terrestre que cuando el IPCC, en 1990, presentó sus primeras predicciones sobre clima del siglo XXI.

A pesar de ello, aún quedan escépticos en la comunidad científica, como Richard S. Lindzen, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE UU), que no está convencido de las conclusiones del documento del IPCC porque, afirma, la identificación de los signos del calentamiento "dependen de que la estimación de la variabilidad natural en el modelo sea correcta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de septiembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50