"El régimen guineano va a salir malparado de las elecciones municipales"

El calvario del dirigente opositor guineano Severo Moto ha dejado en segundo plano el momento decisivo que vive la antigua colonia española. Las elecciones municipales previstas para el próximo día 17 son un reto para "el inicio de la verdadera transición democrática de Guinea Ecuatorial", como señala Plácido Micó, el secretario general de la Plataforma de Oposición Conjunta (POC), que inició el lunes un viaje relámpago a Europa para intentar que los Gobiernos de Madrid y París se impliquen a fondo "en la vigilancia de un proceso que el Gobierno de Obiang intentará torcer en su beneficio a toda costa". Sin embargo, Micó cree que el régimen "va a salir muy malparado, debilitado y desacreditado de las elecciones municipales".Plácido Mico, de 32 años y una cara de adolescente que la dureza de la práctica política no ha conseguido borrar, recibió ayer en Madrid el premio León Felipe a la solidaridad internacional, por su lucha en favor de la democracia y los derechos humanos en Guinea Ecuatorial". Micó nació en Egombe-Gombe, Mbini, la provincia de Litoral, parte continental de la asendereada ex colonia española, se licenció en Químicas en la Universidad española y sigue, a pesar del ajetreo político, trabajando como profesor de Química y Matemáticas. Micó fue adoptado como preso de conciencia por Amnistía Internacional cuando el régimen descargó su peso sobre sus hombros. Ahora confía en que "el proceso hacia la democracia sea irreversible".

La campaña electoral se abrió el primero de septiembre en Guinea Ecuatorial. Micó volverá a su país el próximo domingo para volcarse en ella, no en vano coordina las actividades de la POC en Malabo, la capital del país. De España y Francia espera volver con algo más que palabras: "Para que se impliquen más de lo que hasta ahora han hecho en la supervisión y vigilancia del proceso electoral, no sólo de la jornada de votaciones".

Reseña Micó que en Guinea Ecuatorial "hay mucha expectación. Hubo una precampaña con mucha represión, detenciones de miembros de la oposición que acudían a instruir a los miembros de las mesas electorales para prevenir el fraude que el Gobierno preparaba en el interior del país. Nos encontramos con muchas dificultades de las autoridades periféricas, que seguían instrucciones del sector duro del Gobierno, que controla el poder real y hará todo lo posible por mantenerse en él a toda costa".

La POC abrió la campaña con pasacalles en los mercados de Malabo y de Bata y pegaron muchos carteles, "muy bien acogidos por la población". Sin embargo, Micó, que además de encabezar la POC es secretario general de Convergencia para la Democracia Social (CPDS), un partido de inspiración socialdemócrata con implantación en casi todo el país, advierte de una grave carencia ante la jornada del 17: "Las listas electorales no han sido todavía publicadas, y esas listas son un elemento fundamental. Eso hace dudar en un principio de la transparencia de estas elecciones". Micó está convencido de que el talante democrático del presidente Teodoro Obiang "no es más que una máscara de temporada. Obiang no tiene ninguna voluntad democrática, eso siempre lo hemos visto y dicho. Pero también sabemos que el proceso democrático es imparable. Porque cuando un pueblo oprimido durante tantos años como el guineano toma conciencia de su situación y empieza a exigir sus derechos fundamentales, ese esfuerzo está condenado a obtener ftutos. Ha sido en buena medida la presión de la comunidad internacional la que ha obligado al Gobiérno a doblegarse y hacer concesiones, aunque hasta ahora insuficientes". Hay algo, sin embargo, que la Plataforma de Oposición Conjunta valora especialmente, y es "Ia trampa en la que ha caído Obiang", que es la trampa de la propia democracia". "A pesar de la falta de voluntad democratizadora de Obiang, es mucho el riesgo que corre el día 17. Porque, ocurra lo que ocurra, el régimen va a salir malparado, desacreditado, y esperamos que también derrotado. Va a salir debilitado porque durante estos días de campaña los partidos de la POC, y sobre todo el CPDS, vamos a celebrar un número de reuniones y de mítines superior a los que hemos podido celebrar en los cuatro años de transición política. Ese contacto con la población y la exposición de los males que azotan al país contribuirá a que el pueblo se sacuda el miedo. Conseguiremos que la población sea más consciente, más militante en favor de la democracia".

Micó, y con él la POC, espera que el Gobierno español "no se deje intimidar ni enganar por Obiang, y denuncie las elecciones si no son verdaderamente limpias. No queremos que se pueda hacer la vista gorda y el régimen quede así reforzado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de septiembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50