Un concejal de Santoña pide a los policías que repelan a tiros las apresiones

Diecisiete de los 23 policías locales de Santoña (Cantabria, 12.000 habitantes) han remitido al alcalde socialista, Maxi Valle, un escrito en el que le muestran su desconcierto, y perplejidad por las instrucciones que para garantizar la seguridad ciudadana han recibido del concejal por Falange Española Leoncio Calle Pila, de 63 años, conservero jubilado. Este se muestra partidario de repeler a tiros, "por lo menos al aire" las agresiones a los agentes cuando éstos sean atacados en la vía pública, como ocurrió recientemente en la villa, y de "encerrar en los calabozos a los detenidos para que allí les den por el culo".

Calle Pila, delegado de la alcaldía en cuestiones de orden público, reunió en una fecha bien significativa, el 18 de julio pasado, a sus agentes para instruirles sobre cómo han de garantizar en Santoña el orden público.

El informe de los policías al alcalde ha sido remitido por éste al concejal siguiendo un trámite administrativo a fin de que en 15 días presente las correspondientes alegaciones. Si el expediente prospera, el alcalde podría retirarle su confianza encomendando sus funciones a otro edil.

Los representantes de Izquierda Unida e Independientes por Cantabria se han apresurado a presentar una moción para que el Ayuntamiento, en el próximo pleno, repruebe las instrucciones del delegado de policía.

Sus agentes, desde el 18 de julio, saben también lo que tienen que hacer con los menores sorprendidos en Santoña derramando sus bebidas en los cajeros automáticos de las entidades bancarias: "Les dais un par de hostias, que ésas no se las quitan ni en el hospital Valdecilla".

En opinión de Calle, un toxicómano que se droga en la vía pública debiera morir cada día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de septiembre de 1995.

Lo más visto en...

Top 50