52º FESTIVAL DE CINE DE VENECIA

"Su voz está en la pantalla", asegura Wim Wenders

No tuvo palabras. Habló con una película, que es como un verdadero director debe expresarse. La parálisis facial que sufre desde hace 10 años impidió a un Michelangelo Antonioni emocionado dirigirse al público de la Mostra.

Wim Wenders, el codirector junto a Antonioni de la película Más allá de las nubes, resumió lo que todos sentían: "La voz de Michelangelo no está aquí en el micrófono, sino en la gran pantalla, donde todos podemos apreciar su elegancia artística natural y esas enormes ganas de dirigir". Tonino Guerra, quien colaboró con ambos en el guión, explica las dificultades de Antonioni para comunicarse durante el rodaje: "Es una suerte que después de tantos años de ausencia, haya vuelto a tomar la batuta. Gran parte de sus impresiones nos las indicaba por escrito o sottovoce. Pero su personalidad creativa se impuso a todos nosotros".

Más información

De hecho, Más allá de las nubes es una demostración de la habilidad con la que Antonioni utiliza los silencios como recurso expresivo. "Esta película es una verdadera poesía al silencio. La clave está en la lentitud de la narración, del ritmo de las imágenes y de la música", afirmó Guerra.

Tanto Guerra como Wenders refirieron en detalle la mecánica de la realización del filme. Mantenían una reunión diaria previa al rodaje en la que ponían en común el plan de trabajo de la jornada. "Este intercambio de criterio nos estimulaba y también nos servía para unificar la estructura de lo que estábamos haciendo y darle coherencia narrativa. De todos modos, quien demostró más entusiasmo creativo fue el propio Antonioni, quien dejó en evidencia que a lo largo de estos años ha reprimido unas enormes ansias de volver a ponerse al frente de una película".

Blow up y Zabriskie point son sólo dos de los títulos más conocidos de los 50 años que Antonioni ha consagrado al cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de septiembre de 1995.