Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombe ebrio fríe un huevo e incendia su casa

Churruscadito. S. G. C., de 46 años, estuvo a punto de morir a mediodía del jueves en su casa de la calle de Buenos Aires, en Coslada (82.000 habitantes), cuando al freír un huevo se incendió su casa.

El accidente se desencadenó después de que el hombre, ebrio, pusiese el aceite a calentar y se recostase en el sofá. Tras unos minutos, el fuego saltó a la sartén. Se desató una potente llamarada, que alcanzó la campana extractora y la prendió. S. G. C. no pudo controlar el incendio. Un negro humo inundó la casa y salió al exterior. Los vecinos, alarmados, avisaron a la Policía Local de Coslada, que mandó inmediatamente una patrulla al lugar de los hechos. Otro vehículo escoltó a los bomberos. A su llegada, un agente, acompañado por los servicios de extinción, derribó la puerta de la terraza y se introdujo en la vivienda -una planta baja-. S. G. C. se tambaleaba, intoxicado por el humo. Fue ingresado en el hospital de La Princesa. Ayer regresó a su domicilio.

Por otra parte, el mismo jueves, la Policía Local de Coslada intervino en el rescate de un obrero que se había quedado atrapado bajo una puerta, de cuatro metros de altura y siete de anchura, que pesaba cerca de una tonelada. Ell accidente sobrevino en un almacén de paquetería. La caída se debió a la rotura de una de las guías. La Policía Local, ayudada por otros obreros, liberó al operario F. S. S, de 26 años, con una máquina elevadora. El herido fue trasladado al hospital de Asepeyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 1995