PRUEBAS NUCLEARES EN EL PACÍFICO SUR

Francia prepara ensayos nucleares o simulados para el año 2003

La Agencia de Energía Atómica (AEA) confirma en su último boletín que sus nuevas instalaciones en Barp (Gironde, Francia), cuya construcción empieza en 1996, estarán en el año 2003 en condiciones de realizar su primer ensayo simulado de explosiones a base de reacciones termonucleares gracias al láser con que esas instalaciones estarán equipadas.

El láser en proyecto, de gran potencia, es considerado indispensable para validar los cálculos de funcionamiento de un arma nuclear y para apoyar la física teórica de los procesos termonucleares producidos por su explosión. La AEA precisa por primera vez los términos de la cooperación entre los científicos de Francia y de Estados Unidos para la puesta en marcha de un equipo de tales características.

Más información

Las instalaciones en Francia comprenden un edificio de nueve plantas donde será instalado el potente láser. Más de mil personas participarán en su construcción. La AEA dispone desde 1986 en Limeil de un láser bautizado con el nombre de Phébus, pero su energía es insuficiente para obtener las microexplosiones termonucleares necesarias para las explosiones previstas.

El láser de Barp sólo desprenderá en esas explosiones una parte insignificante de la enorme cantidad de energía que desprende la explosión real de una bomba termonuclear. Un primer banco de pruebas está previsto que comience a funcionar en Barp en 1999. La instalación quedará completada en el 2003 para realizar los primeros bombardeos. Primero se tratará de experimentos, a razón de tres diarios, del tipo de los que se realizan en el Phébus.

En el 2005 será realizada la combustión completa del deuterio y del tritio, es decir, el punto caliente a partir del cual la AEA podrá lograr reacciones de fusión a imagen y semejanza de la que se produce en una explosión termonuclear.

Investigación conjunta

El láser francés será el más grande del mundo junto al que Estados Unidos construye en California (National Ignition Facility, NIF). Los dos países firmaron en junio de 1994 un acuerdo que establece la realización de investigaciones conjuntas a lo largo de 10 años para construir paralelamente ambos láser.El nuevo acuerdo de cooperación transatlántica se centra en la investigación y el desarrollo, y según la AEA esta colaboración deja en manos de los dos socios la fabricación de la máquina, la selección de sus eventuales suministradores y, sobre todo, la realización de los experimentos que serán llevados a cabo.

La AEA no menciona el coste del proyecto, aunque podría ascender a unos 5.000 millones de francos (125.000 millones de pesetas), según un estudio realizado por el diputado René GalyDejean.

Copyright EL PAÍS / Le Monde

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de septiembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50