Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe militar en la antigua colonia portuguesa de Santo Tomé y Príncipe

Cinco jóvenes oficiales, encabezados por el teniente Manuel Quintas de Almeida, se hicieron ayer con el poder en un golpe de Estado incruento en el archipiélago de Santo Tomé y Príncipe, antigua colonia portuguesa a 200 kilómetros de Gabón.

Quintas de Almeida declaró ayer que se pretende "devolver la dignidad al país y contribuir a eliminar los problemas que persisten" en el archipiélago. El pueblo acogió con calma y aparente satisfacción la revuelta. Aunque el teniente Quintas de Almeida, aseguró que se tomará su tiempo para pensar y decidir, señaló que el presidente Miguel Trovoada, que se encuentra detenido en un cuartel junto a Alberto Paulino, ministro de Defensa, seguramente no volverá al poder.

El primer ministro, Carlos Graça, que se encontraba de visita en Príncipe, la segunda isla del archipiélago, fue detenido y trasladado a Santo Tomé, donde se encuentra bajo arresto domiciliario. Santo Tomé y Príncipe, con cerca de 130.000 habitantes y un Ejército de 600 hombres, se independizó de Portugal en 1975. Uno de los países africanos más pequeños, sufre una inflación anual de 40%, tiene una deuda exterior de casi 30.000 millones de pesetas y el 38% de la población está desempleada.

El partido único de orientación marxista MLSTP (Movimiento de Liberación de Santo Tomé y Príncipe), en el poder desde la independencia, perdió las primeras elecciones democráticas hace cuatro años. En los comicios anticipados de 1994 el MLSTP volvió al poder, aunque sin mayoría absoluta.

Santo Tomé aceptó recibir a tres etarras en los años ochenta, uno de los cuales, Alfonso Etxegaray, sigue allí. Además, el diplomático español Francisco Paesa consiguió el mandato de embajador de Santo Tomé ante la ONU en Ginebra, pese a no tener la nacionalidad ni residencia conocida en las islas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de agosto de 1995

Más información

  • Paesa fue embajador de este país, que acogió a etarras