Cartas al director
i

Una de cábalas

Por una vez parece que las estadísticas ofrecen resultados fiables casi en un 100%, según se desprende de la información publicada el pasado 7 de agosto sobre la reducción del tránsito de autobuses municipales al 50% y del metro a un tercio, cifras muy cercanas a la realidad, e incluso no tan optimistas como ésta.Y es que durante este mes no tengo que esperar el doble de los 20 minutos habituales para tomar el autobús número 19 de la EMT, sino sólo media hora.

Pero eso no me supone ningún problema, ya que, como la velocidad media en ciudad ha aumentado de 24 a 32 kilómetros por hora (en parte porque el 60% de los policías municipales que dirigen el tráfico en cruces y semáforos está de vacaciones), no me dará tiempo a cogerme una pulmonía triple, sino sólo doble, gracias al aire acondicionado del transporte público.

Y ya puestos a hacer estadísticas, como somos pocos los protestones que quedamos este mes en Madrid, espero que esta carta vea la luz por falta de complacencia y, sobre todo, para llenar espacio en su periódico, el cual (siguiendo, con las estadísticas) ha reducido el número de sus páginas a casi la mitad, eso sí, manteniendo el mismo precio que el resto del año. ¡Crueles estadísticas!-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de agosto de 1995.