Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV pide a Belloch que explique todo lo que sepa del 'caso Lasa-Zabala'

El portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, pidió ayer que el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, comparezca en el Congreso y explique todo cuanto su ministerio conozca sobre el secuestro y asesinato de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. A su vez, el gobernador civil de Guipúzcoa, Juan María Jáuregui, declaró que, "evidentemente", ni él ni su institución tenían conocimiento de que su actual residencia hubiera sido en 1983 el lugar en que permanecieron secuestrados antes de ser asesinados.

El plazo inicial para que el magistrado de la Audiencia Nacional Carlos Bueren levantara el secreto del sumario se cumplió ayer, pero podría ser prorrogado. Lasa y Zabala permanecieron secuestrados en el centro de San Sebastián, tras su captura por guardias civiles, en octubre de 1983. Los agentes los encerraron en el palacio de La Cumbre, cuya titularidad corresponde al Ministerio del Interior. Según el testimonio de varios agentes (ver EL PAÍS de ayer), pasaron en él varias semanas antes de que fueran trasladados a Busot (Alicante) para ser asesinados. El inmueble había pasado de la titularidad del Ministerio de Asuntos Exteriores a la del de Interior ese mismo año, cuando al frente del Gobierno Civil de Guipúzcoa estaba Julen Elgorriaga. En 1987 fue reformado y se convirtió en la residencia de los máximos responsables de las fuerzas de seguridad en la provincia.

Juan María Jáuregui, el actual gobernador civil, declaró ayer que la comisión de investigación puesta en marcha por la secretaría de Estado de Interior, Margarita Robles, está analizando los extremos que rodearon la muerte de los dos jóvenes: "Hay que hacer todos los esfuerzos para que se aclaren los hechos en su totalidad, sin miedo a los resultados". Por eso pidió el tiempo suficiente para realizarla.

En opinión de Jáuregui, sería "muy fuerte", de confirmarse, que Lasa y Zabala hubieran permanecido secuestrados en el centro de San Sebastián. Para el gobernador, sería algo tan impresionante como muchas de las cosas que sucedían "por aquellos tiempos tan fuertes".

Robles celebró en la capital guipuzcoana, el pasado 29 de junio, una reunión de trabajo con el coronel de la 513ª comandancia de la Guardia Civil, Enrique Rodríguez, Galindo; el propio gobernador y otros mandos del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Entre otros asuntos, estudiaron algunas informaciones que hablaban de la implicación de la Guardia Civil en los GAL, el denominado GAL verde, y, más concretamente, las que situaban en el centro del huracán a Rodríguez Galindo y al cuartel de Intxaurrondo.

El portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, manifestó: "Nosotros no somos una agencia de detectives. En cambio, el Gobierno tiene elementos suficientes como para poder investigar internamente lo que ha ocurrido, y nos da la impresión de que no lo está haciendo". En ese sentido, pidió que el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, comparezca en el Congreso y explique lo que su ministerio sepa sobre el asunto. "Veremos si acude y, sobre todo, con qué voluntad lo hace", matizó.

Por su parte, el secretario general de los populares vascos, Carlos Iturgaiz, calificó la posibilidad de que Lasa y Zabala estuviesen retenidos en un edificio de Interior como "un salto cualitativo en el rosario de escándalos que se desprenden diariamente de la actuación de los sucesivos Gobiernos de Felipe González". Para Iturgaiz, la única solución para acabar con la inestabilidad es "convocar elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de julio de 1995

Más información

  • El gobernador Jáuregui califica "aquellos tiempos" de "muy fuertes"