Un pequeño incendio obliga a desalojar el Congreso

Un incendio de escasas proporciones, pero que provocó una gran humareda, obligó ayer a desalojar el edificio de ampliación del Congreso. El siniestro se originó sobre las nueve de la mañana en un cuarto destinado a guardar enseres de limpieza, en la planta baja del edificio que tiene acceso por la calle Cedaceros. Se duda si la causa fue una colilla depositada en una papelera o un cortocircuito.El recinto donde se originó el fuego almacenaba materiales muy combustibles, como papel higiénico y productos de limpieza.

La densa humareda obligó, sobre las diez de la mañana, a desalojar el edificio que alberga los despachos de los diputados y las instalaciones de prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50