_
_
_
_

Las obras en el Casón del Buen Retiro no afectan a las salas

El Casón del Buen Retiro, una dependencia del Museo del Prado que expone la pintura y escultura del siglo XIX, tiene previsto iniciar en el mes de octubre una serie de reparaciones concretas por parte del servicio de mantenimiento del museo que no afectará a las visitas del público a sus salas.

Durante ocho meses como mínimo se realizarán repasos de la cubierta, cambios en la carpintería exterior, obras en los servicios públicos, ampliación de instalaciones como el aire acondicionado y otras reparaciones. Uno de los problemas que se va a abordar, según el conservador José Luis Diez, es la presencia de palomas que anidan en el interior de la entrada por Felipe IV.

Las obras van a dejar listo el edificio para la futura ampliación del Prado, de la que el Casón forma parte, a la espera de una reforma que afectaría también a la restauración de los frescos de Lucas Jordán en el salón central, que se encuentran en una "situación delicada" a falta de consolidación y limpieza.

El Casón, que con el Museo del Ejército formaba parte del palacio del Buen Retiro del siglo XVIII, expone 350 obras del siglo XIX y tiene en sus almacenes otro centenar. Con el traslado del Guernica, de Picasso, al Reina Sofia, el Casón acondicionó sus salas para presentar los grandes cuadros de pintura de historia, tras realizar una exposición en el antiguo MEAC, en donde figuran piezas de Pradilla, Rosales y Madrazo. El Casón entrará también en el plan museológico que prepara la dirección del Prado para situar las colecciones en los distintos edificios que van a formar la ampliación del museo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_