Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje a Lasa y Zabala en Tolosa tras una jornada de lucha con 10 detenidos

El homenaje a los etarras José Antonio Lasa Y José Ignacio Zabala, asesinados por los GAL en diciembre de 1983, transcurrió ayer en Tolosa (Guipúzcoa) en un ambiente de duelo e indignación por los graves incidentes producidos en el traslado de sus restos al País Vasco. Miles de personas asistieron al acto, en el que se corearon numerosos. lemas en favor de la banda terrorista ETA y en contra de los ciudadanos que llevan el lazo azul en demanda de la liberación de José María Aldaya, secuestrado hace 48 días por ETA.El acto comenzó pasadas las 17.30 con la llegada de los padres y familiares de los asesinados. Un enorme panel con el dibujo de las caras de Lasa y Zabala presidía el homenaje. En medio, un lema en euskera en el que se decía: "No se puede matar el alma de un pueblo". En una manifestación anterior, el portavoz de Gestoras por Amnistía, Juan María Olano, tras tildar de "asesinos y criminales" a muchos de los asistentes al Concierto por la Paz de Anoeta, dijo: "Aquí, en cambio, no hay criminales, sólo gente que lucha por los, derechos de su pueblo".

A lo largo del viernes y la madrugada del sábado, la jornada de lucha promovida por la coordinadora- KAS se saldó con 10 detenidos, lanzamientos de cócteles molotov y enfrentamientos con la policía vasca.

En Álava, los alborotadores lanzaron, un artefacto incendiario contra el juzgado de Amurrio. Los incidentes más importantes se produjeron en Guipúzcoa. En Mondragón, jóvenes encapuchados lanzaron bombas incendiarias contra la sede del PSE-EE y del PNV. En San Sebastián, varios desconocidos lanzaron un cóctel molotov contra la fachada de la Comandancia de Marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de junio de 1995